Salud

Seis mitos sobre primeros auxilios

Qué medidas conviene tomar y qué no cuando ocurre un accidente hogareño

miércoles 18 de septiembre de 2019 - 7:26 am

Los accidentes son muy comunes, si se trata de cosas leves y hogareñas, un botiquín y algunos conocimientos de primeros auxilios pueden ayudarte, pero también pueden complicarlo si es que no sabés bien cómo actuar. Por eso es importante tener en cuenta algunos mitos al respecto.

Golpear en la espalda a alguien que se atraganta puede empeorarlo

Este también es un error. Las palmadas en la espalda son fáciles de realizar y funcionan. No hay evidencia que indique que un golpe atragante más.

Si alguien no puede toser, hablar, o se lleva las manos a la garganta, lo primero será tranquilizarlo y luego darle cinco golpes entre los omóplatos con el talón de la mano. En caso de que esto no funcione, se deben realizar cinco compresiones por encima del ombligo, rodeando a la persona con los brazos por detrás.

Si alguien se golpea en la cabeza es mejor que descanse y duerma

Ante un golpe en la cabeza, es preferible, sobre todo en los niños, evitar que se duerman para evaluar que no haya pérdida de conocimiento. Además, se debe colocar hielo por no más de 10 minutos en la zona del golpe y no medicar con analgésicos, ya que podrían evitar que se manifiesten otros síntomas.

Si hay vómitos, adormecimiento, o cualquier comportamiento anormal siempre se debe acudir al médico.

Dentífrico para las quemaduras

Es un error muy común. Cuando hay una quemadura, lo mejor es el agua natural para bajar la temperatura de la piel.

No es conveniente poner pomadas directamente, ya que en general tienen efectos inhibidores del dolor. Si la quemadura es profunda, andá al médico.

El barro alivia las picaduras de insectos

En esta frase hay un error: el barro es frío. Lo que se debe aplicar cuando hay una picadura no es barro, sino frío. Por eso se recomienda hacer compresas de agua para aliviar la inflamación.

Si aparece una reacción como enrojecimiento, inflamación excesiva, aumento de la frecuencia respiratoria, entre otras, hay que acudir al médico.

Inclinar la cabeza hacia atrás detiene una hemorragia nasal

Esto también es un error. En vez de ayudar, lo que hace es que la sangre se trague y no se evacue, lo cual puede generar sensación de vómito. Lo que debe hacerse es llevar la cabeza hacia adelante y apretar las aletas nasales (es decir, la parte más blanda de la nariz) por diez minutos. No es necesario colocar un tapón. Si el sangrado persiste, acudir al médico.

En una convulsión, hay que agarrar la lengua para que la persona no se atragante

Nunca se debe hacer esto. Lo mejor es poner algo debajo de su cabeza, mantener la boca lo más despejada posible para que pueda respirar y luego que pase la convulsión, si es posible, poner a la persona de costado, y llamar a emergencias.

Fuente: La Bioguía

COMENTARIOS