Judiciales

Cristina Kirchner le ordenó a Zannini desmentir la renuncia de Liuzzi y agitó el clima de peleas internas

La Presidenta le ordenó desmentir su alejamiento, en medio del escándalo por la reapertura de la causa judicial por presunto enriquecimiento

domingo 20 de abril de 2014 - 8:03 am

En medio de su descanso pascual en El Calafate, la presidenta Cristina Kirchner debió intervenir ayer para sofocar una nueva crisis en su gabinete. Le ordenó al secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, que desmintiera la renuncia de su número dos, el subsecretario técnico Carlos Liuzzi, que había presentado su dimisión el miércoles pasado a la Presidenta, ante la reapertura de una causa judicial por enriquecimiento ilícito en su contra.

El propio Zannini le pidió a Liuzzi, envuelto en el escándalo de la financiera Propyme, que ofreciera su alejamiento para limpiar al Gobierno y que Cristina tomara la decisión a su regreso de Santa Cruz.

Pero al trascender ayer su dimisión por medio del diario Clarín, la Presidenta desactivó todo. No acepta que la prensa adelante definiciones que considera sólo de ella.[pullquote position=”right”]Cristina Kirchner le ordenó a Zannini desmentir la renuncia de Liuzzi y agitó el clima de peleas internas[/pullquote]

Las peleas internas desatan versiones cada vez más frecuentes y los funcionarios renuncian, y Cristina no los deja irse.

El martes último, el jefe del Gabinete, Jorge Capitanich, debió desmentir su renuncia, cuyos rumores se originaron en despachos de la Casa Rosada. El Jueves Santo, volvieron los rumores de que se alejaría tras la Pascua. Pero sus voceros lo desmintieron tajantemente.

“La renuncia está en el despacho de Cristina y nadie sabe si la aceptará”, confió una fuente oficial a LA NACION. “Liuzzi la presentó el miércoles por pedido de su entorno”, agregó, en referencia a Zannini.

El secretario legal y técnico también quiere lavar su imagen porque aún tiene aspiraciones presidenciales con miras a 2015, aseguran en su propia Secretaría. Tras los trascendidos es posible que la Presidenta retenga a Liuzzi por un tiempo.

De hecho, le hizo desmentir ayer la renuncia por un comunicado supuestamente escrito por Liuzzi y difundido por la agencia oficial Télam, que la atribuyó a “una virulenta campaña persecutoria” y a “simples rumores y trascendidos” a Clarín.

 

COMENTARIOS