Sociedad

Escribió el CV a mano hace un año, encontró trabajo y ya ascendió

Carlos Duarte no tenía plata para imprimirlo. Una mujer lo compartió en Facebook y la historia llegó de Córdoba hasta la India

domingo 8 de septiembre de 2019 - 11:30 am

Carlos Duarte trabaja en una enorme fábrica de vidrios. La más grande del país. Tiene 21 años y es cordobés. Y gracioso y carismático.

Él es "el chico que escribió su CV a mano porque no tenía plata para imprimirlo". En unos días se cumple un año de su primer día de trabajo. Formal. En blanco.

"Avancé bastante. Aprendí un montonazo. Muchísimo. Pasé a cargar vidrios a la lavadora. Que es donde pasa el vidrio y después pegan el marco que antes salaba yo. Ya tengo Categoría 2", aseguró al dar cuenta de su ascenso.

Y explicó qué significa: "Arranqué como operario base, categoría 1, y ya pasé a donde estoy hoy. Es otra responsabilidad." Después de los cuatro meses de trabajo, el jefe de planta de Vidrios Piazze, Christian Trivieri, debe evaluar el ascenso.

"Es según lo que aprendas. Y de las referencias que dejen sobre vos los jefes de sectores. O esa me tiraron, para hacerme sentir bien", dice entre risas. En la fábrica hay 5 categorías.

"Todavía me quedan muchas cosas por aprender. No les quiero faltar el respeto a los que de verdad saben del oficio. Pero digamos que soy bueno en ponerme las pilas pensando 'qué puedo hacer para subir a la próxima categoría'. Porque gano más plata y puedo seguir ayudando en casa", destacó en una entrevista al diario Clarín.

"Estoy más maduro", dice al pasar. Sigue siendo puntual. Aunque "una vez me quedé dormido y llegué tarde", apunta. Carlos tiene horarios rotativos. Antes tenía que levantarse a las 4.30 y tomar dos colectivos para llegar a las 6 de la mañana. Pero ahora se compró una moto. "Le meto y en media hora estoy en la fábrica. Sólo para llegar a laburar la compré".

Desde el muro de Facebook y el Instagram de Eugenia López, la empleada de una confitería del centro de Córdoba que recibió la “impresentable hoja” de Carlos -como se excusó él al dársela-, su historia llegó hasta a los diarios de Asia, como The Indian Express.

COMENTARIOS