Sociedad

En las redes sociales organizan una "venganza" masiva contra la vegana que denunció a su vecino por el olor a carne

A a través de Facebook se creo una convocatoria masiva para ir a realizar una megaparillada fuera de la casa de la mujer en Perth, Australia.

viernes 6 de septiembre de 2019 - 12:17 am

Recientemente se dio a conocer el conflicto entre Cilla Craden, una mujer vegana, y sus vecinos, luego de que la mujer decidiera iniciar acciones legales en contra de su vecino porque le molestaban los olores que dejaban sus parrilladas. Sin embargo, Cilla probablemente hubiese pensado dos veces antes de hacer la denuncia de saber lo que se le avecinaba...

La mujer decidió hacer pública la denuncia y ésta rápidamente trascendió hacia las redes sociales. A pesar de que la justicia falló a favor del hombre y desestimó la solicitud de Craden, para los internautas no fue suficiente y decidieron planear su propia venganza: un asado multitudinario en la puerta de la casa de la mujer vegana. 

A través de Facebook se creó una convocatoria masiva bajo el nombre de "Asado comunitario para Cilla Carden" (Community BBQ for Cilla Carden). Nueve mil personas ya confirmaron asistencia.

La venganza está programada para el 19 de octubre. "No dejemos que Cilla destruya las buenas y antiguas costumbres australianas, únanse a nuestro asado comunitario en forma de protesta por sus actos", invita el evento en Facebook, y sigue: "Los jardines delanteros de los vecinos que participan estarán disponibles para usar y los food trucks podrán estacionarse en las entradas de las casas a lo largo de la calle".

No obstante, en los detalles del evento se aclara que es una "protestas pacífica". "Nadie tiene permitido entrar a la propiedad de la Sra. Carden. Habrá seguridad para asegurarse que esto no suceda", se lee.

Cilla salió a cuestionar la convocatoria señalando que su problema no es con los amantes de la carne: "¡Respeto el derecho de las personas a comer carne! No tengo ningún problema con las barbacoas", aseguró a los medios locales. "El verdadero problema es el respeto entre vecinos", dijo.

COMENTARIOS