Sociedad

¿Cómo fue el caso de la mujer peruana expulsada del país que hizo estallar a Pichetto?

El candidato a vicepresidente se quejó luego de que se le permitiera a Vanessa Gómez Cueva regresar al país tras haber sido deportada en febrero de este año

jueves 5 de septiembre de 2019 - 2:58 pm

Este jueves, el candidato a vicepresidente de Mauricio Macri, Miguel Ángel Pichetto afirmó que "la Argentina está enferma", en relación al caso de Vanessa Gómez Cueva, la enfermera peruana a la cual se le concedió al posibilidad de regresar al país luego de ser deportada en febrero pasado por haber sido condenada a cuatro años por el delito de tenencia de estupefacientes para comercialización.

Esta semana, el Comité de Migrantes de Naciones Unidas, en Ginebra, otorgó el permiso para que Gómez Cueva pueda regresar al país, luego que el Director de Migraciones, Horacio García, le otorgara la dispensa (una especie de indulto). El caso había llegado a la ONU tras el reclamo de distintas organizaciones migrantes y referentes de Derechos Humanos. Migraciones había ordenado meses atrás su deportación.

El caso

Gómez Cueva, de 33 años, nació en Perú y vivió durante más de 15 años en Argentina, donde tuvo tres hijos. El 1 de febrero fue expulsada junto al más pequeño de su hijo, bebé, provocando el quiebre de su familia: en Perú quedaron ella y su chiquito, en Argentina quedaron sus otros dos hijos, de 6 y 14 años. Ni siquiera tuvo tiempo para despedirse, luego de ser llevada por la Policía Federal de su en La Plata "para firmar unos papeles" y terminó en Ezeiza. Cuando se quiso dar cuenta, Vanessa ya estaba en un avión rumbo a Perú, junto a su hijo.

"Me llevaron al aeropuerto de Ezeiza engañada, necesito volver, extraño mucho a mis hijos", dijo en abril de este año a Infobae.

La expulsión de Vanessa puede explicarse a partir de la actual Ley de Migraciones, modificada por un decreto presidencial de Mauricio Macri en 2017. La normativa permite la discrecionalidad de la Dirección Nacional de Migraciones para decidir la expulsión de ciudadanos extranjeros vinculados a algún tipo de delito, ya sea por contar con procesos con o sin condena firme, o irregularidades en sus trámites de ingreso o radicación al país.

Gómez Cueva fue detenida en el aeropuerto de Ezeiza en 2011 cuando intentaba ingresar cocaína. Había sido contratada como "mula" por un clan narco y fue descubierta por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA). Luego de un juicio abreviado, fue condenada a cuatro años de prisión.

Al año y medio de entrar a la cárcel de Ezeiza, Vanessa quedó embarazada de Michael, su hijo más pequeño, y recibió el beneficio de la prisión domiciliaria para poder estar con él. En 2014 recuperó la libertad y logró reinsertarse a la sociedad rápidamente.

Comenzó los trámites para obtener la ciudadanía, empezó a estudiar y terminó la carrera de Enfermería. Al tiempo consiguió trabajo cuidando ancianos, tarea que hacía desde adolescente con un familiar en su Lima natal.

Pese a haber cumplido la condena, la Dirección Nacional de Migraciones, dependiente del Ministerio del Interior, activó a finales de 2015 el proceso de expulsión de la mujer por tener una condena en sus espaldas.

Asesorada por la Comisión del Migrante de la Defensoría General de la Nación, Vanessa intentó defenderse, aunque luego renunció su defensa y se quedó sin abogado. Además, el Juzgado en lo Contencioso y Administrativo Federal Nº5 no le asignó la defensa oficial que le correspondía.

Sin abogados, Gómez Cueva no apeló la expulsión y la deportación quedó firme. Aunque, desde el primer momento la decisión se basó en un error: la mujer figuraba en los expedientes como si hubiera cometido un delito de prostitución, proxenetismo o trata de personas, y su pedido de quedarse en el país estaba consignado no por la presencia de sus tres hijos argentinos sino por un supuesto "cónyuge nacional" que no existía.

En 2016 la Justicia notificó a Vanessa sobre la expulsión en un domicilio donde ella no vivía más. No se enteró, pero desde el Juzgado no intentaron volver a localizarla pese a tener su teléfono y su mail.

Juan Carli, director de Permanencia de Migraciones, consideró a Vanessa notificada y activó su expulsión, que se concretó el 1° de febrero pasado, cuando dos agentes de la Policía Federal golpearon la puerta de su casa en el barrio Altos de San Lorenzo de La Plata. Salió de su casa sin saber qué ocurriría y no volvió a regresar.

La llevaron a una comisaría en Villa Lugano, donde anunciaron que traían a una "prófuga" y a una oficina donde un médico revisó a ella y a su hijo. A las horas, estaba encerrada junto a su hijo en una celda calabozo de Ezeiza. Allí estuvieron tres días hasta que el 4 de febrero los subieron al avión con destino a Lima.

En el camino desde su casa a Lugano, Gómez Cueva avisó a Juan Villanueva, su abogado, a quien había contactado en diciembre para regularizar su situación. "Los policías que me llevaban me insistían en que no hablara con un abogado, que eran unos chantas, que me iban a sacar plata, que yo firmaba los papeles y volvían. Me querían engañar, ellos sabían que me iban a deportar", le dijo Vanessa a Infobae.

Las palabras de Pichetto

Este jueves, Miguel Ángel Pichetto se quejó de la posibilidad que Gómez Cueva pueda volver al país, aduciendo que era "una mujer que vendía droga a los pibes" y "destruía familias".

"La Argentina está enferma. Ahora va a volver una peruana que fue condenada a cuatro años por narcotráfico por una cuestión de integración familiar. Esta mujer vendía drogas a los pibes y destruía familias. No se qué organismo internacional impuso que vuelva esta mujer", dijo el referente oficialista en diálogo con Eduardo Feinmann, en radio La Red.

"La verdad hay una patología en la Argentina. Esta mujer vendía drogas a los pibes de Buenos Aires. Una delincuente peruana narcotraficante que fue condenada, cumplió la condena y la expulsaron. Y ahora, como somos humanitarios, buenísimos, vamos a permitirle que vuelva para que se encuentre con los hijos mayores acá. Está mal esto, está mal, y ahora todo el mundo es solidario con la peruana. Es increíble", dijo.

COMENTARIOS