Internacional

El reencuentro entre una niña y sus padres 20 años después de perderse en un tren

La joven se había perdido en 1999 cuando viajaba en tren con su padre y terminó en Rusia conviviendo con una familia adoptiva durante años

jueves 5 de septiembre de 2019 - 1:46 pm

LLuego de 20 años, una joven bielorrusa volvió  a encontrarse con sus verdaderos padres gracias a una búsqueda que su novio realizó por Internet.

Yulia Moiseekno había desaparecido en 1999 cuando viajaba en tren con su padre, quien relata que al despertar de una siesta, su hija ya no estaba a su lado. A partir de ese momento, comenzó una busqueda intensiva a nivel internacional para dar con el paradero de la niña de cuatro años y durante todo este tiempo no había habido noticias hasta que el pasado mes de agosto logró ponerse en contacto con ellos gracias a Internet.

No se sabe cómo, pero Yulia terminó en Rusia luego de ese episodio. Ella recuerda solamente otro "viaje en tren". Tres semanas después de separarse de sus padres, fue adoptada por una familia en Rusia, según reconstruyó ahora la policía bielorrusa.

En el año 2017, los padres de Yulia dialogaron con los medios locales, tras cumplirse casi 18 años de la desaparición, y revelaron que aún mantenían esperanzas de encontrar a su hija. Su madre, Ludmila, siempre estuvo convencida que Yulia seguía con vida y creía que la niña había sido secuestrada por gitanos.

En un principio, sus padres estuvieron bajo la lupa de la investigación y fueron sometidos a una prueba de polígrafo para descartar sospechas.

El reencuentro de la niña con sus padres dos décadas después

La joven viajó a Bielorrusia para reencontrarse con sus padres y las autoridades realizaron una prueba de ADN para certificar la filiación biológica.

"Veinte años es casi como una vida, pero nosotros nunca perdimos las esperanzas, siempre creíamos que íbamos a reencontrarnos", dijo Lyudmila, la madre de Yulia.

"Mis padres me dijeron que me buscaron todo este tiempo y que siempre pensaron que nos íbamos a volver a ver. Cuando los vi me puse a llorar", dijo Yulia. "Los tres nos pusimos a llorar y nos abrazamos, no nos podíamos decir nada, solo nos abrazamos muy fuerte":

En ese momento, al ser indagada por las autoridades, solo recordaba el nombre de sus padres pero no así su apellido. Por su parte, los padres adoptivos de Yulia recordaron que al principio la menor contaba que unas personas la llevaban a pedir limosnas en las casas.

COMENTARIOS