Corrupción

Pericia confirmó el desvío de fondos de la obra social de Camioneros hacia una firma de los Moyano

Sin corroborar las cifras aún, en la causa ya se comienza afirmar la hipótesis sobre la estructura “montada para el flujo de fondos entre el gremio y otras empresas vinculadas al grupo familiar”, indicaron fuentes de la pericia

miércoles 4 de septiembre de 2019 - 8:30 pm

La denuncia presentada por diputada Graciela Ocaña contra el titular de Camioneros, Hugo Moyano, por el desvío de fondos de la obra social de ese sindicato hacia las empresas manejadas por sus familiares Iarai –la nave insignia-, Dixey, Organización de Seguridad Las Marías, Selca SRL y Aconra tuvo un avance este miércoles.

Según se investiga en el expediente, estos movimientos suman 35 millones y guardan correlación con el incremento patrimonial del grupo familiar y se analiza si responden a maniobras de lavado de activos.

En una ampliación de la denuncia, se planteó que en función de los balances de la obra social y las empresas se observa “una serie de sociedades que llevan adelante operaciones comerciales que no tienen sentido económico y que en realidad llevan adelante una integración horizontal que traspasa fondos originados en tributos obligatorios de la salud y de los trabajadores a estas sociedades creadas al efecto de manejar los costos de las prestaciones y de traspasar, en una clásica operación de lavado, estos a su patrimonio personal dando apariencia de legalidad”.

Ahora, la pericia contable ordenada por el juez Bonadio arroja, según informó Clarín, que "hay un circuito de fondos que iba del sindicato, hacia la obra social y desde allí a la gerenciadora propiedad de la familia Moyano”, explicaron.

La última información aportada a la causa muestra que la obra social en sus últimos cuatro ejercicios contables, “arrojó un patrimonio neto negativo de 636.935.873 pesos”. Por eso, la denuncia sostiene que la OSCHOCA “es inviable, mientras que las empresas Moyano-Zulet no pararon de ganar plata. No existe una prueba más contundente de la defraudación que la comparación de los resultados económicos de las empresas y de la obra social”, agregó Ocaña en su momento.

La obra social de los camioneros “depende de los subsidios del sistema de salud, tanto reintegro del APE y del SUMA”. Estos pasaron de “334.000.000 pesos en diciembre del año 2014 a 776.000.000 pesos al 31 de diciembre de 2016”.

Ese último balance, firmado por Hugo Moyano, “muestra que mientras los aportes y contribuciones crecieron un 36%, diciembre de 2016 vs diciembre 2015, los gastos prestacionales que facturan sus empresas familiares, superaron el 42 por ciento”.

Por ello, se investiga si se puso en marcha una “estructura que podría encubrir una integración horizontal que tiene como objetivo blanquear el dinero a favor de los Moyano, el sobreprecio pasa de una empresa a la otra a través de operaciones cruzadas de préstamos, mutuos, alquileres de inmuebles, compra de acciones y venta de servicios entre ellas”.

Iarai, manejada por la esposa de Moyano, Liliana Zulet, tuvo en el 2009 “ganancias, después de impuestos, que ascienden a 6.090.357 pesos, duplicando con exceso las del año anterior, que ascendían a 2.717.907 pesos”. Esta firma absorbe los fondos de la obra social, realizando “una intermediación parasitaria que serviría para lavar dinero y pasar fondos a la familia Moyano”, denunció Ocaña.

Por otro lado, Iarai hizo ventas a la obra social de Camioneros “por 129.673.314 pesos, lo que representa un aumento del 61 por ciento respecto de la facturación del año anterior”. A lo que suma ingresos “por cobro de alquiler a la empresa Dixey S.A. por 679.849”.

Dicha recomposición de los ingresos le permitió a Iarai “inyectar nuevos fondos a otra de las empresas del grupo: Dixey S.A. Le giró 567.071 pesos, que deben adicionarse a un préstamo anterior; ascendiendo la inversión en la empresa vinculada a 2.027.137”.

COMENTARIOS