Alimentación

Ocho preguntas acerca de la alimentación infantil

Algunas dudas frecuentes respecto a la nutrición en esta etapa

martes 10 de septiembre de 2019 - 7:40 am

Existen ciertas cuestiones sobre nutrición infantil que, con mayor frecuencia, se plantean los progenitores. A continuación, ocho de ellas:

¿Hasta qué edad hay que evitar añadir sal y azúcar a los alimentos cocinados?

En general, la idea es no añadir sal a los alimentos cocinados durante, al menos, los dos primeros años de vida, y luego usarla de forma muy limitada -como para el resto de la población-. En cuanto al azúcar, no debe añadirse por debajo de los dos años y este consejo podría mantenerse por encima de esa edad. Eso es válido para el yogur: mejor sin azúcar.

Si ya mastican, ¿hay que dejar el puré y pasar a las verduras enteras?

Cuando ya puede masticar,más que abandonar el puré por verduras cocidas es reemplazar. No pasa nada si toma una vez a la semana un puré de zanahoria o de guisantes o de lentejas. La transición puede ser gradual e incluir ambas.

¿Qué ocurre si le das a diario productos como las galletas?

Añadir una galleta a una papilla de frutas o tomar ocasionalmente galletas tipo María en el desayuno no constituye un “delito nutricional”. La principal razón de limitar el consumo de productos azucarados o dulces es el aprendizaje o el acostumbramiento a los sabores dulces y lo que puede influir en las apetencias posteriores. Son más importantes los patrones alimentarios que los consumos ocasionales.

¿Habría que evitar que tomen con frecuencia jugos envasados?

Habría que recomendar en los menores de dos años que no los consuman y en los niños mayores que lo hagan ocasionalmente y con límite (no más de 200 ml al día).

¿Los refrescos azucarados deberían estar vetados hasta una edad determinada?

Están desaconsejados por debajo de los dos o tres años y limitado o restringido su consumo en toda la edad infantil y juvenil.

¿Qué sucede con el chocolate y demás golosinas?

El chocolate, si tiene un contenido alto en cacao y bajo en azúcares, puede consumirse con más frecuencia que los que poseen leche y azúcar. Pero ocasionalmente pueden consumirse, porque un bocadillo de pan con chocolate es mejor que un producto de repostería industrial. Las golosinas, solo de vez en cuando.

¿Qué implicaciones tiene usar la comida como premio y castigo?

A comer se aprende. Darle un valor más allá de lo que significa el hecho de comer dota a unos alimentos de importancia y “castiga” a otros (Te doy un helado de postre si te comés las espinacas). Ser excesivamente autoritario en la mesa tampoco ayuda (No te levantás hasta que termines el plato).

¿Tiene riesgos no respetar los tiempos de ayuno entre las comidas principales?

Comer entre horas es un pequeño -o gran- desorden. El cuerpo responde a las señales de hambre y saciedad para comer y dejar de hacerlo. Si no aprendemos a reconocer esas señales, comeremos por inercia y más de lo que deberíamos. Hay un tiempo para comer y un tiempo para jugar.

Fuente: Cuidate Plus

COMENTARIOS