Semana Santa

Unas 300 mil personas acompañaron en Rosario el Vía Crucis del Padre Ignacio

El buen clima otoñal, con una temperatura de 15 grados, acompañó a los fieles, cuya cifra fue estimada por los organizadores en 300 mil

sábado 19 de abril de 2014 - 1:36 pm

Una multitud estimada en 300 mil personas participó hoy en Rosario del tradicional Vía Crucis del Viernes Santo, organizado por el sacerdote indostano Ignacio Peries. Miles de feligreses procedentes de distintas ciudades del interior y de países limítrofes se congregaron a partir de las 20.30 en las inmediaciones de la parroquia Natividad del Señor, del barrio Rucci, desde donde partieron en procesión.

El buen clima otoñal, con una temperatura de 15 grados, acompañó a los fieles, cuya cifra fue estimada por los organizadores en 300 mil, de acuerdo a lo que señalaron a DyN fuentes policiales.

Los promesantes participaron hoy del recorrido de seis kilómetros en los que se recrean las 14 estaciones de la vía dolorosa de Jesús, acompañando las cuatro grandes cruces de madera entre rezos y meditaciones que se transmitían desde un móvil.

En una de las estaciones los servidores regalaron miles de rosarios y cruces de madera que habían sido confeccionados especialmente para la ocasión, mientras varios vehículos acompañaron la marcha para llevar a personas con problemas de salud o discapacidades físicas.

Luego de completar la caminata, los peregrinos llegaron a la intersección de la avenida Camino de los Granaderos y Palestina, frente a una gran cruz de acero y donde el padre Ignacio tenía previsto pronunciar pasada la medianoche una breve homilía e impartir la bendición.

El padre Ignacio Peries es un sacerdote oriundo de Sri Lanka a quien se le atribuyen poderes sanadores, y que desde hace años convoca multitudes en la parroquia Natividad del Señor del populoso barrio Rucci, en la zona norte de Rosario.

El carisma del sacerdote hizo que este 35° Vía Crucis alcanzara dimensiones impensadas por el propio arzobispado de Rosario, a cargo del monseñor José Luis Mollaghan, que no siempre acompañó esta manifestación de fe popular. El primer Vía Crucis del padre Ignacio congregó unas 500 personas, el segundo 1.500 y, ya en el tercero, los fieles superaron los cinco mil.

Desde entonces, la convocatoria fue en constante aumento, incluso en el 2008, cuando pese a una intensa lluvia la concurrencia alcanzó las 200 mil personas.

En horas de la tarde de hoy, el padre Ignacio Peries hizo la adoración de la cruz y renovó los votos sacerdotales, como es tradición, recordando su consagración en julio de 1979 en Inglaterra.

El propio sacerdote dice no ser sanador sino simplemente un hombre que transmite el designo divino porque “Dios está detrás” y es “sólo su instrumento”, según definió en reiteradas oportunidades.

La parroquia Natividad del Señor, ubicada en calle Mena 2284, es hoy receptora de una de las manifestaciones de la fe católica más trascendente de nuestro país, junto a los templos de Luján, Salta y San Nicolás. Cada fin de semana, miles de personas buscan en esa parroquia las bendiciones e imposiciones de manos del padre Ignacio. En tanto, el arzobispo rosarino, monseñor José Luis Mollaghan, realizó la liturgia de la Pasión del Señor y, a las 20.30, presidió un Vía Crucis viviente en el patio cívico del Monumento Nacional a la Bandera, del que participaron 200 actores, con vestuario y escenificación de época.

Más de un millar de efectivos policiales, entre agentes de las fuerzas de seguridad que se encuentran en Rosario por los operativos contra el narcotráfico, personal municipal y de la Cruz Roja, prestaron asistencia a los fieles junto a unos 700 servidores de la parroquia.

COMENTARIOS