Salud

Diez consejos para evitar la contaminación cruzada en la cocina

De qué se trata y cómo evitar que los gérmenes se propaguen

lunes 2 de septiembre de 2019 - 7:53 am

La contaminación cruzada es una gran causa de intoxicación alimentaria. Se encuentran microbios en alimentos no lavados, en materias primas crudas y en alimentos antes de ser cocinados.

Si la cocción es cuidadosa, muchos tipos de gérmenes (no todos) son eliminados, así que su presencia e alimentos crudos tales como carnes rojas, carne de pollo, pescado, huevos y verduras puede no ser importante si luego son cocidos apropiadamente. Sin embargo, los crudos pueden fácilmente difundir la contaminación a otros alimentos no envasados y listos para comer, como quesos, sándwiches, ensaladas de verduras, carnes cocidas, pasteles y postres.

La contaminación cruzada es la transferencia de gérmenes a alimentos no contaminados, y es especialmente peligrosa en el caso de comidas listas para consumir. A continuación, diez consejos para evitarla:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1-  Lavar los alimentos crudos que serán comidos sin cocción y elegir los que han sido procesados asegurando su inocuidad. Los crudos pueden ser producidos en forma casera. Los gérmenes existen naturalmente en el ambiente, aun en las más higiénicas condiciones de producción. Por lo tanto, hay que mantenerlo separado de la comida lista. Esto se aplica a todos los alimentos crudos, no importa su origen.

2- Mantener separados los crudos y cocidos durante el almacenamiento. Ya sea en la heladera o despensa. Almacenar los alimentos listos para comer por arriba de la carne cruda y el pollo. Los productos tales como las ensaladas de vegetales no envasadas pueden ser colocados en el medio. Cubrir todos y colocar sobre un plato cualquier alimento que pueda gotear.

3- Utilizar utensilios diferentes para preparar alimentos crudos y cocidos. Por ejemplo, no preparar pollo crudo y luego usar la misma tabla y cuchillo sin lavar para trinchar el pollo cocinado. Luego de preparar alimentos crudos en un procesador, limpiarlo minuciosamente con agua caliente con detergente, lo mismo que los accesorios que se usen.

4- Lavarse las manos, incluyendo la punta de los dedos, con agua y jabón por al menos 20 segundos y secarse cuidadosamente antes de preparar la comida. Se debe hacer esto repetidas, luego de cada interrupción, incluso tocarse el pelo, nariz, boca u oídos; comer, fumar, toser o sonarse la nariz; luego de tocar comida en mal estado; tocar ropa o vajilla sucia; o tocar cualquier elemento. Asimismo, después de manipular comida cruda como pescados, carne o aves. Los anillos pueden portar gérmenes, por lo que conviene sacárselos.

5- Mantener todas las superficies de la cocina meticulosamente limpias, porque cada sobra, miga o mancha es un potencial reservorio de gérmenes. Usá agua caliente, detergente y mucho trabajo para remover los residuos de alimentos, especialmente grasa. Los desinfectantes sólo trabajan bien sobre una superficie que ya está limpia.

6- Cambiar frecuentemente las ropas que están en contacto con platos y utensilios, y lavarlas en agua muy caliente antes de volver a utilizarlas. Lavar repasadores y delantales rápidamente para evitar la multiplicación de cualquier gérmen. No usar trapos de piso para limpiar superficies utilizadas para preparación de alimentos. Lavar y secar los trapos de piso.

7- Secar los platos y utensilios lavados, permitiendo que se escurran naturalmente y en forma rápida, o utilizar un lavavajillas.

8- Proteger los alimentos de las mascotas, insectos y roedores. No permitir que  caminen sobre la mesada de la cocina.

9- Usar agua potable limpia para la preparación y para el lavado. Después de lavar vegetales que van a ser cocidos, cambiá el agua antes de lavar alimentos listos para comer. No laves la carne, el pollo o el pescado crudos. Aparte de ser inefectivo para remover gérmenes, podría llegar a contaminación de la pileta y, por salpicado, la contaminación de otras superficies.

10- No prepares alimento para otros si estás enfermo o tenés una infección en la piel. Cubrite los cortes con apósitos a prueba de agua.

Fuente: Laboratorio Fdc

COMENTARIOS