Política

En otro “martes negro”, Macri recibe a Vidal, Peña, Lacunza y Sandleris en Casa Rosada

El Presidente convocó a una reunión de emergencia tras otro día crítico en el que se desembolsaron u$s 300 millones para frenar la escalada del dólar

martes 27 de agosto de 2019 - 5:49 pm

En otro “martes negro” donde el dólar cerró por encima de los $ 58 y el Riesgo País tocó los 2.001 puntos básicos, el presidente Mauricio Macri convocó una reunión de emergencia en Casa Rosada.

Desde las 16, están reunidos la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vida, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris.

Según pudo saber el periodista Roman Lejtman, el Presidente cree que esta jornada crítica es consecuencia de la cuestionada recibida de Alberto Fernández al equipo de técnicos del Fondo Monetario Internacional, a quienes les dijo durante su paso por la Argentina que tanto ellos como el Presidente eran responsables de la crisis económica en el país.

A raíz de esto, en la reunión de urgencia, Macri tiene como finalidad diseñar una respuesta institucional ante los cuestionamientos de Fernández, que causaron un fuerte malestar en la Casa Rosada. A diferencia de las anteriores crisis económicas -post resultado de las PASO-, Macri descartó tener una conversación telefónica con su principal adversario en la campaña electoral.

El Presidente monitoreó la situación de los mercados con Sandleris y Lacunza, y ante la evolución de la crisis decidió convocar a estos funcionarios, al jefe de Gabinete y a la gobernadora bonaerense para encontrar una respuesta a una situación que afecta la economía y sus posibilidades para obtener la reelección.

Al margen de las responsabilidades que Macri asigna al comunicado de Fernández tras su encuentro con el FMI, Lacunza y Sandleris asumen que la inestabilidad de los mercados también se fundamenta en la falta de información respecto al futuro desembolso de 5.400 millones de dólares que se espera para cumplir con el cronograma previsto en el Stand by agreement.

Macri no duda acerca del futuro desembolso del FMI, pero aún no tiene precisiones cuándo será, y esta incertidumbre multiplica la inestabilidad de los mercados. Si los 5.400 millones no llegan en tiempo y forma -mediados de septiembre-, al gobierno no le quedará otro camino que usar las reservas del Banco Central para evitar un default y una crisis en los mercados con impacto electoral.

Al comienzo de la reunión que aún se desarrolla en Casa Rosada, todos sus protagonistas coincidieron en afirmar que las declaraciones de Fernández castigando al gobierno fue una reacción política a la masiva marcha que lideró Macri en la Plaza de Mayo.

COMENTARIOS