Belleza

Diferentes soluciones para lucir un cabello saludable

Cómo y con qué conviene cuidar tu pelo según sea tu tipo

miércoles 28 de agosto de 2019 - 7:48 am

Para proteger nuestros cabellos, más allá de los productos de perfumería existen soluciones naturales como el coco, el argán, la moringa y la cassia.

El cuerpo requiere de cuidados especiales, pero estos varían según el tipo de piel y cabello. Para cabelleras secas conviene un shampoo humectante con aceites naturales para recuperar la pérdida de brillo. Si el cuero cabelludo es sensible, se debe buscar productos que la piel tolere, y si se tiene el pelo pesado hay que purificarlo y liberarlo de efectos residuales.

Existen proteínas, emolientes y activos que además de reparar la salud del pelo, provienen de fuentes naturales como la cassia silvestre, hierba nativa de Asia, que tiene propiedades antioxidantes que recuperan, y fortalecen el cabello.

O los activos derivados de la hoja del árbol de argán protegen del daño y el envejecimiento que provocan la polución y los rayos UV y también aportan la hidratación que necesitan los cabellos dañados.

Cuando el cabello pasa por procesos que lo dañan hay que apoyarse en las cremas capilares, que aportan más nutrientes y humectantes, ya que la función del shampoo es la limpieza. Luego del lavado aplicar tratamientos intensivos, sin enjugue, que dan mayor recubrimiento y protección.

Se recomienda lavar de medios a puntas con acondicionador (incluso antes del shampoo), para aliviar la sequedad y la abrasividad que le puede traer el producto directamente a esta hebra.

En cuanto a cabellos teñidos o con algún proceso químico, son necesarios tres tipos de shampoos. Uno para el tipo específico de la persona que tendrá la acción de nutrir. El segundo es el matizante, para un equilibrio del color antes del próximo tinturado. Y el tercero para una limpieza profunda.

Para complementarlo usar un acondicionador que selle y desenrede, mascarilla reconstructora, protector térmico que evite el daño por el uso y abuso de plancha o secador, y un aceite de argán para proporcionar brillo y suavidad. En caso de un cabello crespo la alternativa es una crema de peinar antifrizz.

Fuente: El Universo

COMENTARIOS