Salud

Cómo cuidar tu voz en el trabajo

Consejos para proteger esta valiosa herramienta de comunicación

viernes 23 de agosto de 2019 - 7:09 am

La voz puede ser para algunos la principal herramienta de comunicación y, en muchos casos, de trabajo, por lo que estar alerta ante cualquier molestia duradera es importante dado que puede esconder una patología severa.

O sin ser tan severa puede estar revelando un problema que puede ser tratado y solucionado rápidamente y evitar que se llegue más tarde a necesitar tratamientos complejos o una fonocirugia.

Como la voz es la herramienta de trabajo para muchas personas ellas son las que serán susceptibles de tener problemas derivados del mal uso o abuso de la misma o la falta de un entrenamiento o preparación adecuada para trabajar con ella.

¿Qué problemas a largo plazo puede tener el no cuidarla? En los meses de invierno es cuando la voz sufre alteraciones en muchos casos derivados de los resfríos y gripes. Cuando una de estas afecciones cursan con disfonía o laringitis se debe hacer reposo vocal, tomar mucha agua, baños de vapor y en ningún caso automedicarse. Si la disfonía dura más de 15 días es preciso consultar inmediatamente al médico.

– Evitá el tabaquismo: fumar es la causa de muchas enfermedades de las cuerdas vocales, como por ejemplo el cáncer de laringe.

– Reducí o eliminá por completo la ingesta de alcohol y cafeína porque causan deshidratación de las cuerdas vocales.

– Hablá despacio y tomate tu tiempo para respirar entre las frases que pronunciás.

– Bebé agua antes, durante y después de usar la voz, especialmente tras un período prolongado.

– Considerá el entrenamiento vocal, ya que las cuerdas vocales son músculos y necesitan desarrollar resistencia.

– Dormí ocho horas diarias para tener una voz clara y eficiente.

– Practicá técnicas relajación como yoga, meditación o tai chi para reducir el estrés, el cual provoca una producción forzada de la voz y daños en el tracto vocal.

– Tratá de no carraspear o toser de forma frecuente, puesto que puede dañar los tejidos de las cuerdas vocales. Si presentás esa molestia, tomá sorbitos de agua o tené caramelos a mano para aliviarla. Si persiste por más de dos semanas, acudí al médico.

– No te automediques, puesto que algunos medicamentos como por ejemplo los descongestivos para resfríos o alergias pueden producir sequedad en las cuerdas vocales.

– Si te lo indica un médico, tomá mucha agua y mantené el ambiente humidificado.

– Si trabajás en condiciones acústicas adversas como ambientes cerrados, ruidosos, al aire libre, etc. consultá con el médico laringólogo para realizar entrenamiento vocal y utilizar micrófono.

– Tener una sensación frecuente de quemadura detrás del esternón, la acidez o el sabor agrio en la boca y el mal aliento pueden ser indicios de problemas digestivos que podrían afectar la voz. En el caso de presentarlos, consultá con un experto en laringología.

– Del mismo modo, experimentar una obstrucción nasal severa o respirar con la boca abierta predisponen a padecer disfonía por lo que es aconsejable hablar con un profesional.

Fuente: Conbienestar / Perfil

COMENTARIOS