Elecciones 2019

Jaime Durán Barba, sobre las PASO: “Cuando se cae un avión, no es inteligente clausurar los aeropuertos”

"Haría el ridículo el gerente que dijera que por el fracaso de las encuestas en Argentina es mejor reemplazarlas con el consejo de videntes y políticos con los zapatos rotos de tanto caminar su país", aseguró el ecuatoriano

domingo 18 de agosto de 2019 - 8:50 pm

Tras la derrota de Juntos por el Cambio en las PASO del domingo 11, Jaime Durán Barba defendió las estadísticas y números que aseguraban al presidente que la diferencia con su adversario del Frente de Todos no llegaba a los cinco puntos de distancia.

El principal asesor de Mauricio Macri hizo una autocrítica por el pifie en los sondeos, pero defendió sus métodos: “Las encuestas son parte de la civilización y por el momento no tienen reemplazo. Cuando se cae un avión no es inteligente clausurar los aeropuertos y comprarse un caballo. Hay que colaborar para que los aviones mejoren”, escribió en el Diario Perfil.

“En todos los países después de las elecciones la prensa dice que ‘otra vez fallaron las encuestas’, aunque normalmente algunas fallan y otras no. Hemos estudiado encuestas durante cuarenta años y normalmente conseguimos la información correcta dentro de los márgenes de error”, siguió y defendió a los encuestadores. “En la Argentina hay varios consultores y encuestadores de gran nivel. Desde hace catorce años seguimos sus trabajos con atención y aprendemos de ellos”, aseguró.

Y defendió su tesis pre electoral sobre la diferencia mínima: “Hace una semana tuvimos la pedantería de confiar en los resultados de todas las encuestadoras que trabajan en el país”, escribió, en tono irónico

En su columna, el asesor intentó explicarle al Presidente la volatilidad de los números: “La sociedad líquida hace difícil que las encuestas anticipen el futuro. Todo individuo vive comunicado directamente con otros y toma actitudes motivado por razones que escapan al análisis tradicional”, explicó.

Y culpó a las encuestadoras: “Hace 30 años el encuestador se sentía halagado cuando lo entrevistaban y respondía de buen grado. Con la cantidad de encuestas que se hicieron desde que aparecieron las telefónicas, la mayoría de la gente ni siquiera quiere responder al teléfono. Las encuestas telefónicas se hacen a teléfonos fijos, que son cada vez más escasos, y quienes los usan no representan al universo general”.

Para fundamentar su tesis, puso algunos ejemplos donde los sondeos también fallaron, como el caso del Brexit en el Reino Unido o la derrota de Hillary Clinton a manos de Donald Trump: “Las encuestas no están midiendo una actitud anti establishment que aparentemente se expresa a última hora”, analizó.

Según Durán Barba, esos candidatos anti establishment -que en las elecciones serían encarados por Alberto Fernández y Cristina Kirchner- suelen ser “rechazados por los medios de comunicación, las universidades sofisticadas, las personas que entienden de economía y la política de manera más global. Los encuestados responden que no han decidido cómo votar, pero apoyan a último momento al que parece más rechazado por el círculo rojo y por eso las cifras se mueven siempre en contra de los candidatos con posiciones más convencionales”.

COMENTARIOS