Salud

Doce consejos para dejar de fumar sin engordar

Que subir de peso no sea la mayor preocupación a la hora de decidir eliminar el tabaco de tu vida

lunes 19 de agosto de 2019 - 7:27 am

Sin dudas, dejar de fumar implica un gran beneficio para tu salud. Sin embargo, muchos le temen al hecho de subir de peso. Para evitar o revertir esto, podés seguir una serie de cuestiones.

– Quemar calorías. La nicotina aumenta la tasa metabólica, es decir, la cantidad de energía que necesita una célula para subsistir. Y esto significa que cuando fumabas gastabas más calorías (hasta 250). En cambio, cuando tu cuerpo deja de recibir esta sustancia, el metabolismo va más lento y te costará un poco más quemar lo que comés.

– Que la comida no sea tu recompensa. Cuando fumabas, sentías placer, ya que uno de los efectos de las adicciones es que se activan los mecanismos de recompensa del cerebro. Al dejar de hacerlo, muchos buscan esta gratificación en la comida.

– Evitar picar entre horas. Muchos fumadores sacian el hambre con el tabaco.

– Controlar los nervios. Los efectos secundarios que podés sufrir cuando rompés con una adicción son irritabilidad, insomnio, ansiedad o, incluso, estado de ánimo más bajo. Además, a mayor ansiedad, más predilección por alimentos hipercalóricos.

– Todo parece más rico. Otro de los factores que pueden contribuir al aumento de peso es la mejora en el gusto y el olfato que se produce cuando se deja de fumar.

– Acudí a un médico o a un centro especialista para que te oriente en el hecho de dejar de fumar y además llevar una dieta sana.

– Evitá las gaseosas, dulces y no abuses de la cafeína. Suman calorías vacías a tu dieta y los alimentos estimulantes pueden hacer que estés más nervioso y eso aumente tu ansiedad por comer o volver a fumar.

– Tené siempre a mano una botella de agua. No es un sustitutivo pero sí alivia la ansiedad de fumar o comer. Además, ayuda a limpiar el organismo.

– Controlá el hambre emocional. La mayoría de las veces comemos por aburrimiento o por ansiedad, no por tener un hambre real. Para combatirlo poné en práctica la alimentación consciente. Concentrate en el momento de preparación de la comida, prestando atención a cada movimiento, a su textura, su color, su sabor y hacé lo mismo cuando la comas. Se trata de mantener la mente ocupada en algo que produzca bienestar y aleje el deseo de fumar.

– Infusiones relajantes. La abstinencia puede producir cambios en el humor y producir ansiedad o nerviosismo. Las infusiones relajantes pueden aliviar estas sensaciones.

– Hacé ejercicio. Calma la ansiedad y beneficiará a todo tu cuerpo.

– Eegí un sustituto (pero no por mucho tiempo). Hay productos, como chicles, caramelos o parches de nicotina que pueden servirte para calmar la ansiedad que te produce la falta de nicotina. No abuses y pedí siempre consejo farmacéutico.

Fuente: Clara

COMENTARIOS