Economía

Mercados: sospechan de un ex funcionario y dos banqueros por manipulación preelectoral

La Comisión Nacional de Valores (CNV) analiza abrir una investigación contra Gabriel Martino, presidente local del HSBC, Enrique Cristofani, CEO del Santander Río, y Luciano Cohan, exx subsecretario de Nicolás Dujovne y titular de la consultora Elypsis

jueves 15 de agosto de 2019 - 11:42 am

Muchos economistas intentaron el viernes de la semana pasada entender el salto que observaban en la Bolsa porteña. Sin una razón concreta, el índice bursátil local se disparaba un 8% y todos intentaban encontrar la razón detrás de la suba.

“Lo que está pasando en la bolsa es una payasada. Las encuestas optimistas no existen. Me consta de alguna de ellas. Algunas empresas están recomprando sus propias acciones. Lo único que indica esto es temor. Paren”, había advertido el historidador económico Pablo Gerchunoff el viernes.

La Comisión Nacional de Valores (CNV) estudia abrir una investigación contra Gabriel Martino, presidente local del HSBC, Enrique Cristofani, CEO del Santander Río, y Luciano Cohan, director de Elypsis, por haber generado un clima de euforia bursátil previa a las elecciones que terminó arrastrando en la trampa a miles de inversionistas minoristas.

Además de conducir Elypsis, Cohan es un ex funcionario cercano al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, con quien aún mantiene contacto regular. Cohan tuvo la idea de hacer una llamada virtual con inversores de Wall Street donde pronosticó una victoria de Macri sobre Fernández por el 38% contra el 37%, según números de su propia consultora.

A partir de este llamado, quien dio los primeros pasos para generar la errónea euforia bursátil fue Gabriel Marino, quien maneja las compras de los fondos Templeton, Blackrock y otros importantes fondos de inversión.

Marino y Enrique Cristofani, de Santander e íntimo amigo del presidente, Mauricio Macri, buscaron instalar un clima de euforia que terminó siendo tapa de los sábados de Clarín, La Nación y Perfil. Todo con la colaboración de los números -alejados de los resultados del domingo- que dio Cohan a los inversores extranjeros.

En esta “trampa” -como luego quedaría demostrado con los resultados electorales- cayeron muchos inversores locales minoristas, que se encontraron con la segunda peor caída en el Merval de la historia, sólo detrás de la registrada en 2001.

A raíz de esto, la CNV analiza iniciar una investigación que podría alcanzar al propio Nicolás Dujovne si se comprueba que participó en esta maniobra, aunque se cree que se hizo a sus espaldas. Hasta ahora nunca pasó algo así en la Argentina, una maniobra financiera de este tenor, que se conoce en los mercados como “boosting preelectoral”.

Luciano Cohan, consciente del grave error cometido por la consultora, decidió dar un paso al costado y abandonar el proyecto. Horas después del papelón, el economista tuiteó: “Momento de humildad intelectual. No pudimos estar más equivocados. No es consuelo que la mayoría haya errado. Habrá que tirar todo a la basura y empezar de nuevo”.

Quien salió a advertir el enojo provocado por las pérdidas millonarias fue el ex banquero del JP Morgan, Hernán Arbizu. El ex banquero extraditado a Estados Unidos -donde fue condenado a 18 meses de prisión- le respondió a Cohan vía Twitter.

“¿Eso es todo? Con ese informe no solo generaron una crisis de mercado, también una política, que, al salirles mal, lejos de fortalecer al presidente, lo debilitaron al nivel de poner en jaque su continuidad. Esto no es gratis, hay muchos enojados, aca y afuera”, advirtió.

COMENTARIOS