Política

Máximo Kirchner declaró 143 millones de pesos: ganó 50 millones en un año

Según la declaración jurada que publicó la Oficina de Anticorrupción, el patrimonio del hijo de los Kirchner aumentó un 52% en 2018

martes 13 de agosto de 2019 - 11:06 pm

Según los datos publicados por la Oficina de Anticorrupción, el diputado Máximo Kirchner declaró bienes por $143,7 millones. En el informe se especifica que gran parte de esta suma se debe a la herencia de su padre, Néstor Kirchner, pese al embargo judicial impuesto por la Justicia sobre su patrimonio. En total, registró un aumento del 52% en 2018 y entre sus principales activos se encuentran propiedades en Santa Cruz y depósitos bancarios.

En cuanto al dinero que declaró efectivo en el país, suma USD 2,3 millones, más USD 516 mil en una caja de ahorro y otros $4 millones de pesos en un plazo fijo. Al mantener parte de su patrimonio en dólares, la devaluación le resultó en un excedente de $56 millones durante el 2018.

Según informaron allegados al diputado, Máximo no maneja sus bienes desde hace dos años cuando fue embargado por la Justicia. El juez Claudio Bonadio fue el encargado de embargar los bienes del hijo de los Kirchner en octubre de 2017 en el marco de la causa conocida como Los Sauces, donde el magistrado procesó a Cristina, Máximo y Florencia Kirchner. El procesamiento habría sido por formar parte de una asociación ilícita que habría cobrado sobornos simulados mediante alquileres de propiedades que estaban a nombre de esa sociedad.

El diputado declaró 28 propiedades (es titular del 50% de esos bienes), todas en Santa Cruz. Entre estas, se incluyen lotes, terrenos, locales y departamentos en Río Gallegos, y también dos casas en El Calafate, que son los inmuebles más valiosos, sumando $11 millones entre ambas propiedades.

Máximo pasó a ser dueño del 50% de los activos que tenía Cristina, fruto de la sucesión tras la muerte su padre, que fueron cedidos por la ex presidenta en partes iguales a Máximo y a Florencia. Por eso, el diputado de La Cámpora en 2015 tenía el 25% de los inmuebles y en 2016 ostentó el 50%.

Además de esto, el hijo de la ex presidenta mantiene una deuda con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) por $2.8 millones según lo que declaró al cierre de 2018. Aunque desde su entorno confirmaron que no tuvo ninguna injerencia en ella ya que no tiene control sobre su patrimonio y apuntaron contra los administradores de sus bienes que dispuso la Justicia.

COMENTARIOS