Salud

Hábitos saludables que ayudan a conciliar el sueño

Consejos para relajarte y disfrutar del momento de descansar

jueves 15 de agosto de 2019 - 7:21 am

Una persona adulta debe dormir unas 7 u 8 horas diarias. Sin embargo, esto depende de cada individuo. Mientras dormimos, el cerebro aprovecha para “limpiar” todos los residuos acumulados durante el día. Por eso, necesitamos descansar lo suficiente para que trabaje correctamente.

Fijar una hora para ir a la cama puede ayudar a alcanzar mejor el sueño. Tu cuerpo se acostumbra a esa rutina. Notarás que, si cumplís cada día el mismo horario, empezarás a tener sueño poco antes de que llegue esa hora.

A la hora de acostarse lo ideal es estar en calma y relajado. Es muy frecuente que, cuando vamos a dormir, todas las preocupaciones nos asalten. Debemos tratar de alejar todo el estrés acumulado y la ansiedad del día.

Para alejar esos pensamientos que te agobian, podés anotarlos en un diario o un papel junto a la cama. Después, tratá de evitarlos. Centrá tu mente en el momento o imaginá situaciones agradables.

Un buen hábito es probar ciertas técnicas de relajación. Podés realizar una serie de respiraciones profundas. Del mismo modo, tratá de relajar los músculos o hacer estiramientos suaves.

Otros hábitos saludables:

– Evitá la televisión o el celular en la cama. Pueden provocarte nervios o reducirte el sueño.

– Darse un baño tibio.

– Ir a la cama sólo cuanto estás cansado. Incluso, si llevás mucho rato en ella tratando de dormir y no lo conseguís, andá a otra habitación. Volvé cuando sientas ganas de dormir.

– Utilizar la cama solo para dormir o para mantener relaciones. Hacer otras cosas en ella como estudiar, ver la televisión, utilizar la computadora, hace que la asociemos con otras actividades que no son dormir.

– Evitá las siestas demasiado extensas, ya que pueden perturbar el ritmo de sueño.

– Reducí tu ingesta de cafeína, gasosas o cualquier otro excitante.

– Dejá de fumar, ya que la nicotina de los cigarrillos también es excitante.

– Procurá que tu habitación sea un sitio tranquilo y agradable. Si hay demasiado ruido, usá tapones. Si el problema es la luz, usá un antifaz o colocá persianas oscuras. Podés probar a hacer tu cama más cómoda con sábanas de buen tacto o una buena almohada.

– Actividades como hacer ejercicio regular o cuidar la alimentación pueden ayudar a obtener un mejor descanso.

Fuente: Mejor con salud

COMENTARIOS