Salud

Qué puede haber detrás de una tos crónica

Cuáles son las causas más frecuentes que generan esta molestia

miércoles 14 de agosto de 2019 - 7:39 am

Si padecés una tos que dura ya más de dos meses, seguramente se trate de una tos crónica. Aunque el motivo más frecuente es el tabaquismo, también hay otras razones que la explican. Estas son las más habituales:

- Asma. Va acompañada de una tos seca, incontrolable y persistente. Además, puede producir agotamiento, mareos y vómitos.

- Síndrome del goteo nasal posterior. Las secreciones mucosas se van por "detrás" de la nariz acumulándose en la garganta y provocando ganas de aclararla.

- Reflujo gastroesofágico. Entre otros síntomas, se asocia con la producción de tos, jadeos o dolor de garganta. Este se debe a que el esófago está irritado por el ácido procedente del estómago.

- EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica). La tos persistente, o la presencia de esputo pueden ser un aviso de EPOC, un trastorno que produce la osbstrucción de la vías respiratorias.

- Bronquitis. En ocasiones, después de una bronquitis aguda curada, puede aparecer una tos seca que se prolonga durante varias semanas.

- Fármacos. Si habitualmente tomás medicación para controlar la tensión arterial, quizá sea el origen de la tos. Se ha comprobado que es uno de los efectos de los medicamentos inhibidores de la ECA (un tipo de enzima).

- Tos psicógena. Aunque es muy común, la tos psicógena suele ser la última posibilidad que se baraja cuando los tratamientos habituales fracasan. Es aquella que se produce sin una explicación aparente.

La mayoría de los casos se da entre los niños y los adolescentes, aunque los adultos también la sufren. Requiere una evaluación psicológica para su diagnóstico.

Es seca, perruna y desaparece durante el sueño. Este tipo de tos se "despierta" cuando la persona atraviesa una época complicada desde el punto de vista emocional o está sometida a una situación estresante.

Sea cual sea su origen, es importante tratar el problema para acabar con esa tos persistente. De lo contrario, puede ocasionar daños en las cuerdas vocales, hernias o rotura de pequeños vasos sanguíneos, entre otros efectos.

Si el especialista ha descartado una causa seria que requiere tratamiento, podés probar algunas soluciones naturales para aliviar la tos:

- Jugo de cebolla. Es útil para reducir la tos productiva y aclarar la mucosidad. También es un remedio eficaz para inhibir el crecimiento bacteriano en la garganta que, a la vez, permite aliviar la tos dolorosa.

- Agua tibia. Una hidratación correcta fortalece el sistema inmune. Y beber agua es la mejor opción para mantenerte hidratado, seguida de jugos de frutas, infusiones de hierbas y sopas.

- Miel y limón. La mezcla de estos dos alimentos combina las propiedades antisépticas de la vitamina C que contiene el limón con las antiinflamatorias y antibacterianas de la miel, lo cual reduce la irritación.

- Gárgaras. La sal posee un efecto antiinflamatorio. Hacete gárgaras con agua salada (media cucharadita de sal basta).

Fuente: Saber vivir

COMENTARIOS