Salud

Cómo evitar los cinco problemas más comunes de la lactancia

A pesar de la buena disposición que pueda tener una madre, algunas tienen dificultades cuando tratan de amamantar

martes 13 de agosto de 2019 - 7:26 am

La leche materna es reconocida mundialmente como el alimento más nutritivo que los recién nacidos pueden consumir durante sus primeros meses.

A pesar de los beneficios y de la buena disposición que pueda tener una madre, algunas mujeres tienen dificultades o sufren dolores o insuficiencias cuando tratan de amamantar. Estos son los problemas más comunes, y algunos consejos que pueden aplicarse para prevenirlos:

Producción insuficiente

La pérdida excesiva de sangre durante el parto, la presencia de fragmentos retenidos de placenta, los desórdenes hormonales y las insuficiencias del tejido mamario son algunos de los factores que evitan que produzcan la cantidad necesaria de leche.

Una de las soluciones más comunes es tener tanto contacto piel a piel como sea posible durante la lactancia, para estimular la producción de oxitocina y así equilibrar la secreción de leche. Otra alternativa es usar extractores de leche para obtener suficiente líquido y un suministro constante.

Exceso de producción

Algunas, en cambio, producen leche de más. Durante las primeras semanas, el cuerpo está aún aprendiendo a equilibrar la producción y puede que ocurran pérdidas de leche por secreción excesiva.

Se recomienda que extraigan manualmente algo de leche antes de cada toma, para reducir la presión que recibirá el bebé, y colocar una copa en el otro pecho para recoger las pérdidas.

La leche recogida en la copa debe utilizarse inmediatamente con el bebé. De lo contrario se debe recoger en un envase estéril y guardar en el refrigerador por un máximo de 24 horas.

Pérdida de leche

Especialmente durante las primeras semanas, algunas pueden experimentar pérdida de leche en ocasiones en las que no están amamantando a su bebé.

Puede pasar durante el día, mientras duermen o cuando escuchan llorar a un bebé que no es suyo, pues es un reflejo instintivo que activa la producción de leche.

Se pueden utilizar discos absorbentes, ya sean desechables o lavables. Se colocan dentro del corpiño y se mantienen puestos durante el día para recoger el exceso.

Agarre deficiente del bebé

Para que reciba leche durante la lactancia, es necesario que tenga un agarre suficiente de succión. A algunos les cuesta tenerlo, debido a que su madre tiene el pezón plano o invertido, o porque tuvo un parto prematuro.

En el caso de lo primero, la madre puede usar formadores de pezones en el interior del sujetador, que aplican ligera presión para sacarlos hacia afuera.

En bebés prematuros, se puede utilizar una pezonera, que reduce el dolor de la madre, y le da al hijo un objetivo más grande y cómodo para succionar.

Dolor y sensibilidad en los pechos

La succión puede provocar dolor en los pezones, que si no se tratan a tiempo, pueden causar lesiones conocidas como grietas, que intensifican el dolor y dificultan la lactancia.

Para calmar el dolor y sensibilidad, se pueden limpiar suavemente con algodones humedecidos en agua después de las tomas. Luego, se pueden secar al aire o frotarlos suavemente con una toallita muy limpia y suave. La humedad causa infecciones, así que hay que evitarla a toda costa.

Fuente: La bioguía

COMENTARIOS