Estados Unidos

Tiene 96 años, lo juzgaban por exceso de velocidad pero su alegato lo cambió todo

El famoso juez del canal de televisión ABC, Frank Capria, eximió de culpa a un padre de 96 años que dijo ante el tribunal que únicamente llevaba a su hijo de 63 años con cáncer a hacerse estudios de sangre: "Yo no conduzco a esa velocidad", manifestó

martes 6 de agosto de 2019 - 4:40 pm

Un conmovedor video se viralizó en las últimas horas. Según se manifiesta en una grabación que comenzó a circular en redes sociales, el Sr. Coella -de 96 años- estaba siendo juzgado por conducir con exceso de velocidad en una zona escolar, por el magistrado, Frank Capria, famoso juez del programa televisivo de la ABC’S, Caught in Providence (Atrapado en la Providencia).

Sin embargo, la defensa de Coella cambió la mirada del juez. “Sr. Coella, usted ha sido acusado de conducir a altas velocidades en una zona escolar”, dijo Capria.

Y Coella se defendió: “Yo no conduzco tan rápido juez. Tengo 96 años y conduzco despacio, y solo conduzco cuando tengo que hacerlo”.

Coella luego le dijo al juez con calma que había estado ayudando a su hijo, a quien explicó que estaba “discapacitado”.

“Lo llevo a realizar análisis de sangre cada dos semanas porque tiene cáncer”, dijo, luego de que Caprio le preguntara si ese día lo había llevado al consultorio del médico.

En ese momento los ojos de Caprio se entrecerraron, y parecía que había tomado una decisión sobre el destino del padre en cuestión.

Caprio le dijo que él es “un buen hombre” y dijo que las acciones de Coella eran “de lo que se trata América”.

“Aquí tienes más de 90 años y sigues cuidando a tu familia”, dijo. “Eso es algo maravilloso”.

Cuando Coella dijo que su hijo tenía 63 años, Caprio sonrió y agregó: “Y papá todavía lo está cuidando, ¿verdad?”

El intercambio tuvo el mejor giro televisivo cuando Caprio presentó a su propio hijo, que había estado sentado al fondo de la sala.

“Le estás dando un mal ejemplo a mi hijo, ¡me estás presionando mucho!” bromeó mientras su hijo lo saludaba, riendo.

Deseando que Coella y su hijo estuvieran bien, Caprio cerró diciendo que el caso fue desestimado.

El clip de su conversación se ha vuelto viral, después de haber tenido más de 25 millones de visitas en Twitter y 1,2 millones de “me gusta”.

“Esta es realmente una de las cosas más dulces que he visto”, tuiteó una persona.

“El padre, a pesar de todo, todavía está haciendo todo lo posible por cuidar a su hijo enfermo. Tanto el juez como el padre son un faro de luz en este mundo”.

COMENTARIOS