Medio Ambiente

Seis formas de tener una cocina ecológica

Si seguís la onda sustentable, no te pierdas estos consejos

viernes 9 de agosto de 2019 - 7:25 am

La cocina es el pulmón de salud de una casa. El hogar debe ser un lugar libre de tóxicos donde uno se sienta seguro y tranquilo. La mayor parte de los compuestos tóxicos que se encuentran en el aire se liberan del uso de productos de limpieza o provienen de los muebles, pinturas o suelos utilizados en su construcción.

Los siguientes consejos te ayudarán a reducir la huella tóxica de tu casa y a incorporar claves para reducir tu consumo.

1. Usá materiales sanos

Los materiales naturales ayudan a crear un ambiente con mayor calidad del aire. Los materiales de acabados y mobiliario convencionales contienen compuestos orgánicos volátiles (COVs) que pasan al aire y son respirados.

Los materiales naturales son preferibles:

- Muebles y suelo: madera, con acabados con lasures o aceites ecológicos.

- Superficies y pavimentos: piedra, gres o cerámica.

- Acabados que regulan la humedad de la estancia: cal y arcillas.

Es importante cuidar las superficies donde se procesan los alimentos.

- El acero inoxidable. Opción que facilita la limpieza.

- La madera y la piedra caliza. Requieren un mayor cuidado y mantenimiento.

Hay sellos y certificados que indican la baja emisividad en formaldehído y en COVs de muebles y revestimientos como las pinturas. La etiqueta FSC, por otro lado, certifica que la madera es de tala sostenible y responsable.

2. Cultivá tus aromáticas

Crecerán bien y las tendrás a mano, siempre recién recogidas. Solo debes tener en cuenta 4 indicaciones:

- Colocalas cerca de la ventana. Deben disponer de luz natural al menos 4 horas al día y una buena temperatura.

- Cuidá la ventilación. Evitar que se produzcan condensaciones de humedad y que las plantas se resequen demasiado.

- Utilizá macetas de barro. Retienen mejor la humedad y la temperatura.

- Mantené el sustrato de cultivo húmedo. Las aromáticas soportan mejor la sequía que el exceso de agua.

3. Hacé tu compost

Podés hacer tu compost en espacios pequeños como la cocina o un balcón. Los nuevos diseños de compostadores permiten hacer de forma fácil en casa. En pocos días los desechos orgánicos se convertirán en un rico abono líquido para las plantas o en abono al cabo de un mes.

4. Ahorrá agua

Podés reducir el consumo de agua en la cocina siguiendo las siguientes indicaciones:

- Aireadores para canillas. Al mezclar el agua con aire permiten reducir el caudal hasta en un 50%.

- Grifería monomando con limitador de caudal. Disminuye el consumo de agua y, además, la factura energética al evitar la mezcla de agua fría y caliente.

- Reutilizá el agua de lavar las verduras y frutas para regar las plantas. Solo tenés que disponer de un recipiente para lavarlas.

5. Limpiá sin ensuciar

Los detergentes convencionales eliminan manchas y microorganismos, pero nos exponen a químicos nocivos. Al utilizarlos nos exponemos a pequeñas dosis de tóxicos que se pueden evitar.

Sin tóxicos y muy eficaces, así son los productos de limpieza comercializados de línea más ecológica y respetuosa con la salud.

Por ejemplo un limpiador para el suelo:

- 1 litro de agua

- 1/2 de taza de bicarbonato de sodio

- 1/4 de vaso de vinagre

- El jugo de 2 limones

6. Bebé agua de calidad

Consumir agua de la canilla es la opción más sostenible y sana. Se puede conseguir una mayor calidad con sistemas de depuración que eliminen los subproductos del cloro, compuestos nitrogenados, pesticidas, herbicidas o metales pesados. Los sistemas más habituales son:

- Filtros de carbón activo. Absorben las sustancias disueltas en el agua, eliminando con ello gran parte de los contaminantes que pueda llevar y el sabor a cloro.

- Ósmosis. Los modelos actuales son muy eficientes, se ubican debajo del la pileta y con una canilla independiente permiten disponer de agua de óptima calidad.

- Destiladoras. Imitan el proceso del agua en la naturaleza, evaporándola mediante calor para después condensarla con ayuda de sistemas de espirales que la enfrían.

Fuente: Cuerpo Mente

COMENTARIOS