Judiciales

La justicia porteña suspendió a Rappi, Glovo y Pedidos Ya

Hasta que las compañías no regularicen y den el equipamento correcto a sus empleados no podrán realizar envíos, siendo sancionadas en caso de incumplimiento a esta norma

viernes 2 de agosto de 2019 - 5:38 pm

Este viernes, el magistrado Roberto Gallardo suspendió el funcionamiento de los servicios de delivery de Rappi, Glovo y Pedidos Ya. Se trata de una resolución que se apoya en un fallo previo de la Cámara que exigía la inscripción de los trabajadores en el registro porteño y la obligación de que los repartidores utilizaran una indumentaria adecuada.

Para hacer efectiva la medida el juez dispuso operativos policiales en esquinas de Palermo y Las Cañitas, aunque la prohibición rige en toda la ciudad de Buenos Aires. Las empresas que incumplan el fallo deberán pagar 10 mil pesos por cada pedido que entreguen.

Además, Gallardo ordenó también a las empresas Visa Argentina S.A., Mastercard Cono Sur S.R.L., Tarjeta Naranja S.A. y American Express Agentina S.A. que dispongan la inmediata suspensión y bloqueo de las operaciones que por su conducto efectúen las empresas Rappi Arg. S.A.S., Kadavra S.A.S. (Glovo) y Repartos Ya S.A. (Pedidos Ya), en la Ciudad de Buenos Aires.

Requirió además a las tres empresas de delivery que presenten en el plazo de 2 días la nómina del personal afectado al servicio de reparto de mercaderías, acreditando su correcta registración en cumplimiento de las normas laborales y previsionales, y haber entregado a cada conductor bajo su exclusiva cuenta y cargo: casco e indumentaria-con bandas reflectivas reglamentaria, caja portaobjetos reglamentaria con sistema de ajuste al vehículo, comprobante de póliza de seguros personales y de riesgos del trabajo vigentes y copia de las libretas sanitarias.

Estas medidas fueron reclamadas por la Asociación Sindical de Motociclistas Mensajeros y Servicios (ASIMM) a partir del caso de un repartidor que sufrió un accidente y la empresa "se limitó a preguntarle sobre el estado del pedido". Para la ASIMM,  los accidentes sucedidos "no se deben a las impericias de los trabajadores al conducir sino que obedecen a las precarizadoras prácticas de las empresas de mensajerías digitales".

El juez concluyó diciendo que una vez cumplido lo requerido, se decidirá acerca de la rehabilitación de su funcionamiento provisional.

COMENTARIOS