Opinión

Vos me hiciste así

cintia-fritz

Cintia Fritz

Productora periodística y mamá de Lautaro, un niño de 6 años con TEA (Trastorno del Espectro Autista).

viernes 2 de agosto de 2019 - 2:29 pm

Columna publicada originalmente en Infobae

Vos me hiciste así. Cuando juraste que en tu vida ibas a permitir que mi hijo hiciera por segunda vez un año de jardín. Aunque lo necesitara. Entonces tuve que cargarme a los especialistas, al Distrito Escolar, a los que no lo habían conocido siquiera y llegar al Ministerio. Y tuviste que firmar. Todos tuvieron que firmar. Calladitos la boca. ¿Para qué me ponés en ese lugar? Son madres y padres también. ¿No saben todavía lo que hacemos los padres por nuestras crías?

Vos me hiciste así. Cuando dijiste que mi hijo era muy chico para saber cuán retardado era. Y le pisaste ese día impunemente cada uno de sus derechos. Y nos soltaste la mano. Y volvimos. Y nos pidieron perdón mientras rezaban que no nos cargáramos a todas las juntas médicas.

Vos me hiciste así. Cuando juraste que en tu vida ibas a permitir que mi hijo hiciera por segunda vez un año de jardín. Aunque lo necesitara. Entonces tuve que cargarme a los especialistas, al Distrito Escolar, a los que no lo habían conocido siquiera y llegar al Ministerio. Y tuviste que firmar. Todos tuvieron que firmar. Calladitos la boca. ¿Para qué me ponés en ese lugar? Son madres y padres también. ¿No saben todavía lo que hacemos los padres por nuestras crías?

Vos me hiciste así. Cuando dijiste que mi hijo era muy chico para saber cuán retardado era. Y le pisaste ese día impunemente cada uno de sus derechos. Y nos soltaste la mano. Y volvimos. Y nos pidieron perdón mientras rezaban que no nos cargáramos a todas las juntas médicas.

Vos me hiciste así cuando insistías en que la condición neurológica de alguien se debe a algún tipo de accionar familiar poco apto. A miedos durante la gestación. A cosas que yo había comido.

Vos me hacés así cuando decís que trabajás en discapacidad y que estás segura de que el neurólogo está pidiendo demasiadas terapias. Asegurás eso sobre un neurólogo y un chico de 6 años a los que jamás viste en tu vida. Antes trabajabas ayudando. Ahora sos una mercenaria.

Vos me hacés así cuando no cumplís las leyes que amparan a los que no les tocó la misma tirada de cartas que a vos cuando naciste.

Vos me hacés así. Yo no era así. ¿Pero meterse con un menor de edad con una discapacidad mental severa y cuestionarlo? Cuando los padres van quedando en el camino porque nos destruyen, algunos todavía (apenas) quedamos en pie.

Los ayudamos a levantarse y nos apoyamos en ellos para no caernos. Ustedes nos hicieron así. Feroces, dolientes, amargos. Cabizbajos. Pero mientras tanto afilamos los cuchillos de la palabra.

Y vas a volver. Una y otra vez. Y te vamos a estar esperando. Porque te olvidás que vos me hiciste así. Y que el alumno siempre supera al maestro.

COMENTARIOS