El Mundo

Tras haberse salvado, habló el capitán del barco coreano: “estoy profundamente avergonzado”

Lee Joon-seok, el comandante del barco surcoreano hundido realizó declaraciones previamente a ser interrogado por la Guardia Costera de dicho país. Crecen las sospechas de una mala actuación, que podría haber impedido un correcto rescate, e incluso haber provocado el hundimientio

jueves 17 de abril de 2014 - 11:45 am

Recae sobre él el juicio moral de sus pares. Se trata de la culpa de estar vivo, cuando quizás todo indicaría que debía haber fallecido junto con la tripulación de su barco. Se trata de Lee Joon-seok, comandante del barco surcoreano Sewol, que se hundió ayer con 475 pasajeros a bordo,

Joon-seok, de 69 años, pidió hoy perdón y aseguró estar “profundamente avergonzado”, al mismo tiempo en que se interrumpían los trabajos de rescate de los 287 desaparecidos por las malas condiciones climáticas.

“Lo siento mucho por los pasajeros y los familiares de los desaparecidos (…) Estoy profundamente avergonzado”, dijo hoy ante las cámaras con el rostro oculto antes de someterse a un interrogatorio en el cuartel de la Guardia Costera surcoreana en Jindo, al suroeste del país. [pullquote position=”right”]Tras haberse salvado, habló el capitán del barco coreano: “estoy profundamente avergonzado”[/pullquote]

A la espera de una investigación, funcionarios de la Guardia Costera afirmaron hoy que el capitán podría haber variado la ruta marcada por el Gobierno y que además habría realizado un cambio de dirección brusco en lugar de girar de forma gradual en la zona del incidente.

Según expertos, este violento giro pudo desplazar parte de la carga hacia un solo lado y finalmente volcar el buque, aunque también se maneja la hipótesis de que fue la colisión con una roca lo que provocó el hundimiento.

El canal público surcoreano KBS lo complicó aún más hoy cuando afirmó que Lee Joon-seok huyó del crucero en la primera embarcación de socorro llegada al lugar de la tragedia, media hora después del pedido de ayuda.

El barco, de varios pisos, mandó una llamada de socorro a las 9 de ayer (hora local) cuando se dirigía a la isla de Jeju 475 personas a bordo, entre ellos, 325 estudiantes secundarios que iban a una travesía con su escuela.

Sin embargo, Oh Yong-seok, uno de los tripulantes de la tragedia, argumentó ante la agencia AP que el capitán no emitió de inmediato una orden de evacuación porque su tripulación estaba tratando de estabilizar la nave y que por eso en un principio instruyó a los pasajeros a colocarse los chalecos salvavidas y quedarse en sus camarotes.

Oh, de 58 años y con 10 años de experiencia naval, dijo que cuando la tripulación fue convocada en la cubierta y se emitió el pedido de auxilio, el buque ya estaba inclinado a más de 5 grados, con lo cual se hacía casi imposible nivelarlo.

Aproximadamente en ese momento, un suboficial reportó que no había manera de estabilizar al buque y el capitán ordenó realizar otro intento más, que fracasó también, relató Oh. Un tripulante entonces intentó llegar a una de las balsas de emergencia pero se tropezó, con lo cual el suboficial le sugirió al capitán emitir una orden general de evacuación.

Tanto el primer ministro, Chung Hong-won, como la presidenta del país, Park Geun-hye, fueron abucheados cuando se acercaron al polideportivo en Jindo para ofrecer su apoyo a los familiares de las víctimas y los desaparecidos.

“El tiempo se nos acaba. Por favor, dense prisa”, le dijo Park Geun-Hye al equipo de rescate. “Si hay sobrevivientes, cada minuto y cada segunda es crítico”, añadió la presidenta.

COMENTARIOS