Belleza

Qué alimentos consumir según tu tipo de piel

Tener un buen cutis no solo depende de los productos que te pongas sino de cómo lo cuidás desde adentro

sábado 3 de agosto de 2019 - 7:07 am

Cada tipo de piel tiene unas necesidades distintas en cuanto a cuidados, pero también en cuanto a nutrientes.

La clave para una piel bonita y saludable no solo está en las cremas y los cuidados que apliquemos diariamente, sino también en qué le damos a nuestro organismo para cuidarnos desde dentro.

Piel seca

Si sentís la piel tirante, está áspera y le falta flexibilidad, necesitás una gran dosis de hidratación y nutrición. Incluí en tu dieta alimentos ricos en antioxidantes como la vitamina A y C, y los que contengan buenas dosis de betacaroteno. En este grupo se encuentran todos los vegetales de hoja verde, como las espinacas, y las frutas y verduras de colores anaranjados o amarillos, como damascos, pimientos amarillos y rojos, zanahorias y calabazas.

Los productos ricos en vitamina B2 ayudan a dar brillo, ya que la falta de luminosidad es otro de los problemas de las pieles secas. Se incluyen todos los alimentos de origen animal, como carnes y pescados, y los que contienen vitamina A como los huevos.

Piel grasa

Suelen tener una textura irregular, brillos en la zona T y puntos negros, que además presentan un exceso de sebo que provoca la obstrucción de los poros, dando lugar a imperfecciones como granitos.

Debemos consumir frutas, concretamente las fresas, que contribuyen a evitar que haya una sobreproducción de sebo, y el ananá, que gracias a su alto contenido en bromelina favorece la eliminación de toxinas y lípidos, evitando así que se acumulen en la epidermis.

Además, favorece el consumo de alimentos con elevado poder diurético como las alcachofas o el pepino, que también tiene un efecto calmante y refrescante. Si queremos favorecer el efecto antiinflamatorio, evitando la aparición de granitos, incluir alimentos ricos en omega 3 como el salmón, la trucha y la caballa.

Piel normal

No necesitan un cuidado específico y suelen ser suaves y firmes, no tener demasiadas imperfecciones, y presentar un leve tono rosáceo. Lo importante es mantenerla sana e hidratada, y para ello, los mejores alimentos son todos aquellos que aporten energía y antioxidantes, como el tomate, la zanahoria y la naranja.

Fuente: En Femenino

COMENTARIOS