Salud

Las seis enfermedades más comunes de las uñas

A qué se deben y cómo tratarlas

jueves 1 de agosto de 2019 - 7:28 am

Las uñas pueden sufrir varias enfermedades que se manifiestan con cambios repentinos en las mismas. Las principales causas de que sufran patologías de este tipo son la falta de vitaminas, mala alimentación, acumulación de toxinas en el organismo y un sinfín de malos hábitos.

Existen seis que son las más comunes y que tienen solución para no solo lucirlas lindas en cuanto a lo estético sino también que estén saludables.

Uñas amarillas

Las uñas, tanto de las manos como de los pies, están compuestas por la queratina, una sustancia que hace que se vuelvan de un color rosado y traslúcido. Sin embargo, hay personas que pueden experimentar un cambio en esta tonalidad y observar como se van volviendo poco a poco más amarillas.

Las causas son diversa. Una de las más habituales es el uso frecuente de esmaltes, sobre todo los de mala calidad, ya que contienen químicos agresivos que pueden dañar la superficie. Además, cuando se pintan durante largos períodos de tiempo sin dejar que respiren se contribuye a este cambio.

Otro de los motivos es el tabaco. El contacto de los dedos con el cigarro causa bastantes daños debido al humo y a los componentes químicos del mismo. La falta de nutrientes, algunos medicamentos o el envejecimiento son otras de las causas más comunes de este problema, aunque puede deberse a patologías médicas más graves como la diabetes o enfermedades hepáticas.

Para solucionarlo en casa, si es debido a un problema menor, hay diferentes remedios como sumergir los dedos durante unos segundos en jugo de limón o en agua oxigenada. El aloe vera, vinagre blanco o incluso la pasta de dientes pueden servir.

Uñas débiles y frágiles

Si se rompen con facilidad, o se forman varias láminas que se van quebrando por separado, puede deberse a la falta de vitaminas o minerales, por una mala alimentación o falta de calcio. También puede ser por problemas más graves, infecciones o ciertas enfermedades, como reuma o dificultad en la circulación.

Remedios caseros como el aceite de oliva, que contiene los nutrientes necesarios, puede ser de ayuda. Además se destaca el aceite de coco aplicado en cada uña, el vinagre de manzana y la cola de caballo, utilizados de forma continua.

Estrías en las uñas

Las longitudinales son las más habituales y suelen aparecer a partir de los 60 años por herencia, o también por algunas enfermedades diagnosticadas por el médico. Las uñas de los dedos pulgares son las más afectadas y, normalmente, no existe un tratamiento específico para combatirlas.

Las transversales son conocidas como ‘las líneas de Beau’ y son debidas a una posible alteración en el crecimiento de la uña. Algunos fármacos, una mala alimentación, enfermedades y alteraciones en la nutrición son las causas principales, que son las más fáciles de eliminar. Si son finas y poco profundas bastaría con pulirlas, si bien es recomendable hidratarlas con cremas que contengan vitamina A.

Uñas encarnadas

Más comunes en los pies, suelen ser dolorosas. Cuando se produce un crecimiento anormal en los laterales de la uña y ésta se clava en la piel aparece una herida que puede llegar a infectarse, ocasionando un daño mayor.

El principal motivo es el mal corte de la misma o un calzado muy apretado en el caso de ser las del pie. Para solucionarlo bastaría con limar la zona o ponerla en remojo con agua templada y sal, usar un tipo de zapato más holgado y que no acabe en punta, o conseguir la longitud de uña adecuada para que no vuelva a ocurrir.

Leuconiquia

Se trata de las pequeñas manchas blancas que son pequeñas lesiones realizadas a causa de golpes leves, mordeduras, cortes inadecuados o manicuras poco cuidadas. Si en vez de una manchita aparece una línea de lado a lado sería necesario acudir a un dermatólogo porque puede ser causa de una fuerza mayor.

No existe ningún tratamiento, tan solo esperar a que crezca y cortar por donde esté la marca. A pesar de ello, es recomendable cuidarlas a diario con cremas hidratantes, limas y esmaltes de uñas que sean poco perjudiciales.

Micosis

Es una infección por hongos, y puede darse por alguna anomalía en el organismo. Se presenta en forma de manchitas blanquecinas o amarillentas, la uña se suele separar y puede formarse una especie de polvo por debajo. El tratamiento puede darse de forma médica, y remedios naturales como el aceite del árbol de té en estado puro pueden ayudar.

Fuente: Bekia

COMENTARIOS