Política

Pérez Corradi confesó que le pidieron inculpar a Aníbal Fernández

El ex empresario farmacéutico aseguró que la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, estuvo detrás de las presiones

miércoles 31 de julio de 2019 - 2:49 pm

Ibar Pérez Corradi, detenido y condenado por tráfico de efedrina, confesó en una entrevista que le pidieron incriminar al ex jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, en la causa por el triple crimen de General Rodríguez.

“Ellos estaban esperando que diga cosas de Aníbal Fernández que no eran así y se enojaron por eso”, dijo en diálogo con El Destape. Desde el pabellón 7 del penal de Marcos Paz, Pérez Corradi denunció que es sometido a condiciones de encierro irregulares debido a su negativa a declarar lo que le pidió el Gobierno.

Carlos Broitman, abogado de Pérez Corradi dijo que su defendido “pidió dos cosas: que lo cuiden, estar bajo el sistema de protección de testigos y que no quería volver al servicio penitenciario federal”. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, se comprometió a cumplir estas condiciones, pero luego -según Corradi- no lo cumplió.

“Bullrich se compromete a que no iba a estar nunca en un complejo federal ni bonaerense”, dijo Pérez Corradi y agregó: “Parece que, como lo dije en un juicio, que la firma de la Ministra de Seguridad vale menos que la palabra de una meretriz transexual adicta al paco. Eso lo dije en un juicio, está la filmación y todo”. Sin embargo, en esas negociaciones él no tuvo contacto directo con la funcionaria macrista, según aclaró.

El ex empresario sostuvo que no se había comprometido a decir lo que pretendía el Gobierno y que rápidamente se terminó la “pax” entre ambos. “Tampoco fue que les dije que iba a declarar eso. Ellos quedaron en que me iban a traer las pruebas”, insistió. Pero, dijo, las pruebas nunca aparecieron.

A casi tres años de su detención y casi un año de su condena, Pérez Corradi se encuentra en huelga de hambre en el penal de Marcos Paz, debido a sus condiciones de detención. El detenido denuncia que no se cumple la protección de su condición de testigo protegido: “La seguridad que tenemos es como de castigo. O sea, un preso normal secuestra al encargado, le mete una puñalada. Bueno, al preso que hace eso lo mandan al pabellón de castigo, que es el pabellón 7, donde estamos nosotros, todos saben que estamos acá. Y en el pabellón de castigo están encerrados todo el día y los dejan salir una hora por día. Así nos tienen a nosotros, a mi hace dos años”.

COMENTARIOS