Seguinos en nuestras redes

Salud

La era post Viagra: Ya existen nuevas y mejores terapias para la disfunción eréctil

Desde la aparición de la famosa pastillita azul, se han multiplicado las opciones para los más de 150 millones de hombres que padecen problemas de erección

Los últimos años han sido testigos de la llegada de nuevas moléculas emparentadas con el sildenafil -tal es el nombre real de la droga comercializada en Estados Unidos como Viagra y aquí, con decenas de nombres distintos-, de mejores tecnologías en implantes peneanos e incluso de tratamientos completamente distintos, como las ondas de choque de baja energía que desde hace poco se emplean en el país.

“Las ondas de choque constituyen un tratamiento absolutamente indoloro, que requiere unas cuatro sesiones de 20 minutos durante un mes, en las cuales se aplican en el pene ondas de choque similares a las que se emplean para disolver cálculos renales, pero de mucha menor intensidad, y que se ha observado que estimulan la formación de nuevos vasos sanguíneos”, explicó el doctor Amado Bechara, jefe de Unidad de la División Urología del hospital Durand y director médico del Instituto Médico Especializado (IME), que tiene experiencia en el uso de las ondas de choque.

Esto es así ya que la causa de disfunción eréctil es vascular. “La hipertensión arterial, la diabetes, el colesterol elevado y la enfermedad cardiovascular son los factores etiológicos que más comúnmente se encuentran detrás de la disfunción eréctil, y que tienen en común el daño del endotelio, que es la capa interna de las arterias del pene”, agregó el doctor Adolfo Casabé, consultor de la Sociedad Argentina de Urología y encargado del sector de Medicina Sexual del hospital Durand.

Mientras que el sildenafil y sus moléculas parientes (el vardenafilo y el tadalafilo) actúan inhibiendo ciertas enzimas que restringen el flujo de sangre dentro de los vasos sanguíneos del pene, las ondas de choque directamente generan nuevas arterias dentro del pene, lo que lo convierte en una opción para los pacientes en los que las arterias están tan deterioradas que no responden a los citados fármacos.

“Este tratamiento es una alternativa para los pacientes que no responden al sildenafil o a las otras drogas, pero que no quieren pasar al siguiente tratamiento de la disfunción eréctil, que son las inyecciones intrapeneanas”, comentó Bechara. “La tasa de eficacia ronda el 60%, lo que significa que el 60% de los pacientes tratados con ondas de choque va a poder responder adecuadamente a la terapia oral”, completó Casabé, que agregó que los efectos del nuevo tratamiento se observan a los 45 a 60 días posteriores a su finalización.

El tratamiento desarrollado en Israel -y aprobado por las autoridades regulatorias de la Argentina y de 16 países europeos- no posee efectos adversos descriptos.

Lo que también mejoró en la era post-Viagra son los implantes peneanos, que constituyen la última línea de tratamiento de la disfunción eréctil y que habitualmente se indican en personas que no han respondido a los tratamientos orales ni a las inyecciones intrapeneanas. “Lo que ha mejorado es la calidad de los materiales y la tecnología, al reducir la posibilidad de falla mecánica, como también el riesgo de infección [durante su colocación]”, explicó Bechara.

“Hoy, el varón con disfunción eréctil que no vuelve a tener una erección es por una elección personal, no porque la medicina no le pueda dar una respuesta”, concluyen los especialistas.

Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salud

Cómo debe ser la rutina cosmética para las pieles sensibles

Ocho cuestiones para cuidar tu cutis

Quien tiene piel sensible, le aparecen rojeces cuando se exponen las temperaturas extremas, ya sean de calor o de frío, se altera cuando hay un cambio emocional, y pica en contacto con multitud de sustancias o productos de belleza. Son indicativos de que está expuesta a algún tipo de estrés interno o externo que la hace reactiva.

A nivel de tratamiento diario, los productos que acondicionen y mantengan la piel nutrida y hidratada, y que aportan calma y previenen que sea tan reactiva, son los más adecuados.

Rutina cosmética para pieles sensibles

1. Limpieza: los aceites desmaquillantes son ideales. Sentirás tu piel, limpia, suave y muy hidratada. Aplicalo con las manos sobre la piel seca con un suave masaje.

2. Sérum para piel sensible: es un producto con una alta concentración de activos y de resultado rápido. Notarás la piel aliviada y confortable.

3. Aceites calmantes amigos de las pieles sensibles: los aceites faciales hidratan y también calman. Aprovechá y dedicate un masaje facial con él. Disfruta de su suavidad y su aroma … un buen aceite facial siempre es curativo.

4. Contorno de ojos: la piel del contorno de ojos también puede verse alterada. Tratarla con un producto específico es muy recomendable.

5. Mascarilla facial: la piel sensible necesita calma y confort. Dale unos minutos de descanso aplicándote una mascarilla facial, la sentirás muy hidratada, calmada y nutrida.

6. Exfoliante facial para pieles sensibles: elimina las células muertas en profundidad, favorece la renovación celular, la piel se ilumina y la eficacia de los tratamientos que te apliques a continuación será mucho mayor. En las pieles sensibles, que se enrojecen e irritan con facilidad, no debés dejar de usarlo, pero hacelo con delicadeza y usando fórmulas con ingredientes adecuados.

7. Tras la exfoliación, hidratá: después de la exfoliación es importante hidratar la piel para que pueda mantener su función barrera protectora natural y, evitar que se irrite o se reseque. Elegí cremas específicas y, de ser posible, con ingredientes naturales.

8. Protección solar obligatoria: incluí todos los días del año un buen protector solar en la rutina de belleza. Los que tienen filtro mineral usan polvos minerales, como el óxido de zinc, para proteger de los rayos solares. Actúan reflejando la radiación solar, hacen de pantalla. Se recomiendan especialmente para pieles sensibles. Acudí a tu dermatólogo ante cualquier duda.

Fuente: Babú

Continuar leyendo

Salud

Coronavirus en Argentina | Confirman 23 muertes y 2681 nuevos contagios en el último día

Así lo reportó este jueves el Ministerio de Salud de la Nación; con estos registros el número total de casos acumulados asciende a 5.335.310.

El Ministerio de Salud de la Nación reportó un total de 23 muertes y 2681 nuevos contagios de coronavirus en la Argentina en las últimas 24 horas.

Con estos registros el número total de casos acumulados asciende a 5.335.310. Son 116.617 los fallecidos a causa de la enfermedad desde el brote de la pandemia en el país. A la fecha, se registran 22.597 casos activos en la Argentina.

Por su parte la ocupación de camas de Unidad de Terapia Intensiva (UTI) está en 35,2% a nivel nacional, mientras que en el AMBA el número es de 40,1%. En estos momentos hay 617 personas internadas en UTI. Según informó el Ministerio, se realizaron 44.504 testeos en las últimas 24 horas.

Los distritos que más casos registraron fueron: Provincia de Buenos Aires (989); Tucumán (460); Ciudad Autónoma de Buenos Aires (382); y Córdoba (138). En cuanto a las muertes, las provincias más afectadas fueron Salta (10) y Buenos Aires (4).

Continuar leyendo

Salud

Lo que hay que saber sobre el trastorno dismórfico corporal

Cómo afecta a quien lo padece, síntomas y formas de tratarlo

El trastorno dismórfico corporal o TDC es un trastorno complejo, con muchas variables, que aparece como una obsesión por esconder alguna parte del cuerpo de una manera obsesiva y compulsiva. Se describe como una preocupación excesiva por algún defecto físico o imperfección prácticamente imperceptible o sin importancia para los demás.

Esta excesiva preocupación y distorsión de la percepción de la propia imagen lleva a buscar y comprobar los supuestos defectos para tratar de corregirlos u ocultarlos ante los demás, ya sea con prendas de vestir, exceso de maquillaje, cirugía estética, etc. Esta suele estar distorsionada o sobredimensionada y conlleva sentimientos de vergüenza, desasosiego, pensamientos recurrentes de tipo obsesivo, angustia y baja autoestima, pudiendo afectar seriamente al estado de ánimo, las relaciones sociales y la vida cotidiana.

Los casos de TDC están aumentando considerablemente en los últimos años debido a un contexto social que fomenta, cada día más, el culto al cuerpo, la perfección física o la imagen modélica. Estas exigencias extremas ceñidas a unos cánones de belleza imposibles e irreales puede hacer que veamos la diversidad corporal como un ‘defecto’, ya que no encaja en lo que se espera como normativo. Y, por ende, si no encaja en esos cánones, se nos lanza el mensaje de que no es un cuerpo ‘válido’.

Todo ello genera muchas consecuencias en la salud física y mental: frustración, autoexigencia, necesidad de control, afectación del autoestima, siendo este última a su vez también otro posible factor de vulnerabilidad.

Otra posible razón se basa en “las violencias que una persona haya sufrido o sufra respecto a su propia imagen o cuerpo, dañando seriamente su percepción en un futuro, sobre todo en edades como la adolescencia.

Los síntomas principales del TDC:

– Preocupación y pensamientos negativos y obsesivos por el aspecto físico.

– Miedo o dificultades en la percepción.

– Comportamientos compulsivos como aseo excesivo, camuflarse bajo el maquillaje o cubriéndose con ropa para ocultar esa supuesta imperfección, práctica recurrente de cirugía plástica, revisión constante en el espejo, hurgarse la piel, comparación constante con los demás.

– Baja autoestima.

– Sentimientos de vergüenza, ansiedad, depresión y enfado.

– Destinan un mínimo de una hora al día en la percepción de sus ‘defectos’ y aumentar incluso hasta las ocho horas diarias.

Cómo se trata el trastorno:

– Intentá no comprobar constantemente delante del espejo o haciéndote fotos. La mirada puesta en vos de forma obsesiva aumentará tu ansiedad y distorsionará la percepción de tu imagen, perdiendo la objetividad.

– Limitá tus compras y la búsqueda de accesorios para ocultar partes de tu cuerpo o tratar de mejorarlos, ya que se puede convertir en algo compulsivo que retroalimente la distorsión.

– Limitá el uso de redes sociales que puedan estar influyendo en que te compares constantemente con otros y con cánones de belleza idealizados y poco realistas.

– Evitá los filtros y aplicaciones que se usan para perfeccionar la imagen.

– Valorá otros aspectos de tu personalidad y de tu vida que quizá estás dejando pasar desapercibidos, como son tus cualidades personales, hobbies e inquietudes.

– Acudí a un profesional especializado que pueda guiarnos y dotarnos de herramientas con el fin de poder transitar ese malestar de forma acompañada, y poder adquirir otras formas de enfrentar la situación de forma más adaptativa y saludable.

En muchas ocasiones, dicho enfoque o terapia irá dirigida a reducir la intensidad y frecuencia de las preocupaciones, modificar esa visión irreal sobre el supuesto defecto, y la disminución de los comportamientos que pueden acompañarla.

Fuente: Cosmopolitan

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR