ARA San Juan

La Justicia investiga las tareas de “inteligencia” que realizaba el ARA San Juan

Desde la desaparición y posterior hundimiento del ARA San Juan con sus 44 tripulantes, las tareas de presunto "espionaje", que para el ministerio de Defensa son de "inteligencia" legal, o de "observación", fue objeto de cuestionamiento

domingo 28 de julio de 2019 - 7:26 pm

Las tareas de “inteligencia” encomendadas al ARA San Juan para que realice durante sus patrullajes serán uno de los tema centrales que abordará la jueza federal de Caleta Olivia en los próximos días: de hecho, ya despertaron el interés del ministerio de Defensa, a cargo de Oscar Aguad.

¿Por qué el submarino debía identificar las frecuencias en las que trasmitían otras armadas, como las de Brasil, Chile, Uruguay, o la de la Marina Real Británica, apostada en las Islas Malvinas? ¿Por qué se solicitaba al personal de inteligencia naval embarcado en el buque de guerra que identifique las “estaciones” desde las que se trasmitía y recibían mensajes, por ejemplo de naves y submarinos brasileños, o ingleses?  Esas son las preguntas de la justicia sobre la documentación, según informó Infobae.

Para conocer de primera mano las actividades de “inteligencia” realizadas por el buque de guerra siniestrado, la jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yañez, citó a declarar como testigo a la jueza federal de Córdoba, e integrante del Tribunal Oral Federal Nº 2, María Noel Costa.

La abogada había sido designada por el ministro Aguad para conducir la poderosa Dirección Nacional de Inteligencia Estratégica del Ministerio de Defensa (DNIEM), uno de los tres organismos que, junto a la Dirección Nacional de Inteligencia Criminal que depende del Ministerio de Seguridad y la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), conforman el Sistema de Inteligencia Nacional.

La jueza Noel Costa deberá comparecer ante su par Yáñez el 8 de agosto próximo.

Las tareas de “inteligencia”

Además de identificar supuestos pesqueros extranjeros operando en la Zona Económica Exclusiva de la Argentina y tomarle fotos y vídeos; Castillo y otros especialistas debían establecer las posiciones de naves y aviones de la Royal Navy, pero también las frecuencias con las que trasmitían, esa y otras marinas extranjeras.

Carreras llama a esto “parte del sector a cargo de estrategia y guerra acústica”. En la información documental en su poder, consta por ejemplo, que el hombre de “inteligencia” en el submarino tenía un “archivo de frecuencia por país” como Brasil. En una serie de columnas constaba la frecuencia de transmisión, la aclaración de cual sistema se trataba, como por ejemplo “Teletipo FUM” o si la emisión había sido generada por “Trafico con Aeronaves y Teletipo FUM”.

Entre las tareas que tenía asignado el submarino, pero también otras embarcaciones militares, son el registro de “firmas acústicas”, “firmas digitales” y como se dijo las “frecuencias” de trasmisión de marinas extranjeras.

Vale aclarar que altísimas fuentes del ministerio de Defensa aclararon que se trata de “inteligencia legal y amparada por las leyes argentinas”, sobre sonidos u objetos que se pueden identificar desde “territorio nacional”.

COMENTARIOS