Mundo

Moscú: más de 1.300 detenidos en una manifestación opositora

La comisión electoral ha negado el registro a 57 candidatos, entre los que figuran algunos de los principales dirigentes contrarios al gobierno de Vladimir Putin

domingo 28 de julio de 2019 - 8:10 am

El gobierno de Vladimir Putin demostró que está dispuesto a repeler con mano dura las protestas de los sectores disidentes.

Este sábado la policía rusa detuvo a más de 1.300 personas durante una inédita manifestación en el centro de Moscú en la que reclamaban elecciones libres y justas, tras la impugnación de poco más de medio centenar de candidatos rivales para los comicios municipales de septiembre próximo.

Los arrestos se produjeron tras una violenta represión que dejó 70 heridos, y con el argumento de que no estaba debidamente autorizada por las autoridades.

Los episodios más graves ocurrieron sobre el final de la protesta, cuando las columnas llegaban a la principal arteria de Moscú, la avenida Tverskaya, al grito de “Vergüenza”, “Rusia será libre” y “Queremos elecciones libres”. Las fuerzas policiales los hicieron retroceder por hacia calles adyacentes, y ahí comenzaron a detenerlos.

“Nos manifestábamos pacíficamente, no llevábamos armas. No les dimos ningún motivo para detenciones tan violentas”, contó Anastassia Zabaliueva, de 27 años, profesora de francés e inglés.

Algunos fueron arrestados sin aparente motivo, como un hombre que practicaba deportes por la zona antes de que comenzara la protesta, un anciano que quería regresar a su casa, y una mujer sentada en un banco que miraba lo que ocurría, según pudieron constatar las agencias internacionales.

La policía antidisturbios cerró los acceso al subte e impidió con vallas y con cordones humanos el paso no solo a los manifestantes, turistas y transeúntes, sino también a periodistas.

En medio de la manifestación, agentes de la Policía irrumpieron además en el estudio del canal digital “Navalni Live”, desde el que se transmitía la marcha, tal y como quedó evidenciado en las grabaciones de la cámara de seguridad que circularon inmediatamente por las redes.

Esta concentración frente al edificio del gobierno de la capital se produce menos de una semana después de una manifestación sin precedentes en los últimos siete años, que convocó a más de 20.000 personas.

Furia de la oposición

La oposición está furiosa y acusa a las autoridades electorales de manipular las miles de firmas recabadas durante las últimas semanas por sus candidatos al transcribirlas incorrectamente en el registro electrónico.

Así impugnaron a 57 candidatos independientes a las elecciones municipales del 8 de septiembre, que se anticipan difíciles para el oficialismo. Entre los rechazados figuran algunos de los principales dirigentes opositores, lo que los deja directamente sin chances de obtener bancas.​

Según la ley, para poder participar en la elección los candidatos independientes deben presentar la firma de al menos 3% del padrón electoral del distrito en el cual aspiran a ser elegidos, lo que representa entre 4.500 y 5.000 personas. Las autoridades justificaron la exclusión de candidatos aduciendo irregularidades en la recolección de las firmas necesarias para poder presentarse.

La oposición buscó contrarrestar la ofensiva presentando directamente a las personas a las cuales habían impugnado su firma, pero no tuvieron suerte. Por eso convocaron a esta nueva manifestación. El Comité de Derechos Humanos adjunto al Kremlin se pronunció a favor de inscribir a los candidatos opositores, y sostuvo que no permitirles participar significaría ignorar “la voluntad de miles de electores”.

Elecciones cruciales

Los partidos opositores ven los comicios municipales como un primer paso para intentar luego acceder a la Duma del Estado -Cámara de Diputados de Rusia- en las próximas elecciones.

La violenta represión de ayer ya se venía anticipando. Durante toda la semana la policía realizó allanamientos en las viviendas y sedes de campaña de varios dirigentes opositores, en un intento por descabezar la manifestación.

El principal líder de la oposición extraparlamentaria, Alexéi Navalni, fue detenido el miércoles pasado y cumple un arresto de 30 días por llamamientos a participar en la manifestación.

Incluso antes del inicio de la protesta fueron detenidos varios candidatos opositores a las elecciones locales cuyas candidaturas fueron rechazadas por la comisión electoral. Entre ellos figuran Dmitri Gudkov, antiguo diputado; Iván Zhdanov, director del Fondo de Lucha contra la Corrupción de Navalni, y Yulia Galiámina.

Gudkov denunció que la acción del gobierno iba más allá de las elecciones locales. “Se trata de saber si, en la Rusia actual, es posible hacer política legalmente”, señaló.

Todos ellos deberán comparecer ante un tribunal la semana próxima. Estas acciones judiciales tienen lugar tras la apertura de una investigación por “obstaculización del trabajo de la Comisión Electoral” de Moscú, a raíz de participar en manifestarse no autorizadas.

Pueden dar lugar a penas de hasta cinco años de prisión, lo que recuerda las condenas pronunciadas durante el movimiento de 2011-2012 contra el regreso de Putin a la presidencia.

La popularidad de Putin, que aumentó excepcionalmente tras la anexión de Crimea, bajó desde que el año pasado fue reelegido para un cuarto mandato. Los comicios de septiembre, incluso, se presentan difíciles para el poder, especialmente en las grandes ciudades como Moscú y San Petersburgo.

Fuente: AFP y AP

COMENTARIOS