Belleza

Cuatro pasos para cuidar tus uñas si usás esmalte semipermanente

Qué tener en cuenta para mantenerlas sanas si elegimos esta técnica que está de moda

martes 30 de julio de 2019 - 7:03 am

El esmalte semipermanente es una opción cada vez más utilizada por muchas mujeres: duran unos 15 días, son más resistentes y el brillo se mantiene intacto.

Pero tiene un alto contenido de acrilatos, que son materiales plásticos presentes también en pinturas, barnices y adhesivos. El uso de este producto en manicuría logra tal sellado en las uñas que puede favorecer la proliferación de hongos y dermatitis de contacto si no se tienen en cuenta los siguientes consejos.

1. Cuidado: el producto es de capa más gruesa que uno normal, por lo que la piel de debajo de la uña puede tener más dificultades para respirar. Lo mejor sería hidratarlas diariamente con aceites especiales.

2. Piel sana: los componentes del esmalte requieren luz ultravioleta (UV) para su polimerización y endurecimiento. La exposición a esta lámpara puede tener consecuencias si se hace con frecuencia, por lo que es aconsejable proteger la piel de las manos con una crema solar o guantes sin dedos.

3. Crecimiento: entre uno y otro esmaltado, es conveniente dejar que las uñas naturales vuelvan a crecer y se reparen. Se puede alternar con manicura con esmaltado normal, o incluso manicura sin esmaltado. Los dermatólogos también aconsejan no eliminar totalmente la cutícula para evitar infecciones o inflamaciones de la piel ya que estas sirven de barrera protectora.

4. Quitado: Cuando se intenta sacar la capa de esmalte como un sticker, hay riesgo de arrancar capas de la uña y volverlas más débiles. Lo ideal es pedirle ayuda a la manicura o remojar las uñas en agua tibia primero para que el esmalte se despegue más fácilmente. Además conviene dejar actuar un líquido removedor (acetona) durante 15 minutos.

Además de estos cuidados, la higiene y esterilización a través de los elementos que utilizan las manicuras para limpiar, limar, cortar y pulir, son importantes a la hora de prevenir infecciones por hongos y bacterias.

Fuente: Conbienestar

COMENTARIOS