Psicología

De qué se trata el síndrome del comedor selectivo

Cómo se manifiesta y a quiénes afecta mayormente

lunes 29 de julio de 2019 - 7:21 am

El síndrome del comedor selectivo es un trastorno de la salud mental, en el cual la persona que lo padece en su dieta regular no incluye variedad de alimentos. Inclusive hay rechazo a la incorporación de platoss nuevos.

Para que pueda diagnosticarse como síndrome, tiene que haber ingerido menos de diez alimentos diferentes en total, en toda su dieta, durante al menos dos años. Puede ser la puerta de entrada a otros trastornos de la alimentación como: anorexia, bulimia, ortorexia (obsesión por consumir sólo alimentos considerados sanos a un nivel irracional) y vigorexia (obsesión patológica por mantener un cuerpo musculoso).

Los dos grupos más afectados son los niños y los deportistas. Respecto a lo primero, los padres saben que con los chicos se hace difícil la incorporación de alimentos. En los pequeños aparece una situación llamada neofobia alimentaria: el temor a probar alimentos nuevos.

Todo esto se combina: la selección específica de alimentos, la neofobia y la inapetencia. Generalmente entre los dos y los seis años. Y es normal que así sea. Es parte del proceso de crecimiento y desarrollo.

Los adultos deben entender que ese proceso es esperable en la edad preescolar. Cuando se vuelve extremo, podemos hablar de síndrome de comedor selectivo en un niño. Muchas veces los padres se vuelven persistentes con la incorporación de forma contraproducente. Los niños ingresan a un círculo de ansiedad que estimula más la patología.

Se ha asociado la presencia del síndrome de comedor selectivo en la infancia con ciertas características de la personalidad que persistirían en la edad adulta: temor social, poca adaptación al cambio, trastornos obsesivos-compulsivos y ansiedad.

En cuanto a los deportistas, si el atleta sólo desea aumentar su volumen muscular o llevar el rendimiento al máximo a cualquier costa, entonces alterará la dieta. En algunos casos se altera a conciencia, como preparativo para una competencia y nada más. Otras veces hay supervisión de algún profesional de la nutrición. Pero no siempre.

Son comunes entre los deportistas las dietas basadas únicamente en proteínas. O también la dieta de pollo y atún en las tres comidas diarias con alternancia de pastas. La poca variedad obliga al cuerpo a trabajar metabólicamente de formas atípicas lo que es perjudicial en el largo plazo.

Fuente: Mejor con salud

COMENTARIOS