Teatro

Una vez en la vida: nada que envidiarle a Broadway

Es algo que se dice seguido pero que siempre sorprende a la hora de ir a ver un musical lleno de talentos enormes que comparten el escenario con gracia: a Broadway no hay nada que envidiarle

sábado 27 de julio de 2019 - 2:34 am

Vamos a decir la verdad, la verdad, y solo la verdad. A veces pasa que sacas entrada para una obra solo porque seguís a un actor como Federico Coates (te deslumbró su Riff Raff en The Rocky horror show y te cantaste todo con él en Rock of Ages, claramente el chico sabe elegir bien sus proyectos) y no esperas demasiado (o no sabés demasiado), pero te encontrás con todo. Una vez en la vida es una de esas veces.

La obra, traducida del musical de Broadway, adaptada de una película independiente de 2007 (Once —como la palabra en inglés, no como el barrio porteño—), cuenta la historia de un músico callejero irlandés (Eliseo Barrionuevo) y una inmigrante checa (Paula Reca, que podría darle alguna clase de cómo hacer un acento extranjero sin que quede forzado ni tonto a la China Suárez) que se conocen en las calles de Dublin y se enamoran. ¿El detalle? La puesta tiene doce músicos —violines, contrabajos, bandoneones, guitarras y pianos—, que a la vez son actores, que a la vez son cantantes “de la hostia”, en escena.

Y la magia sucede: nos enamoramos de él, nos enamoramos de ella, lloramos de risa con las locuras de algunos personajes, lloramos de amor con Falling Slowly (Voy cayendo), canción que no por nada se llevó un Oscar, y nos enamoramos de todo el elenco que no deja de sorprender con su talento y que (sin desmerecer a los protagónicos, impecables y emotivos ambos) son la verdadera sorpresa y delicia de este show: sin ellos, esta tal vez sería otra historia de amor más. Con ellos, es una oda a la diversidad, al talento de los músicos que suelen estar escondidos en el foso o, peor, atrás de un cd puesto a tiempo por un musicalizador.

La recomiendo tarde (solo les quedan dos semanas en cartelera, en el teatro Metropolitan Sura), pero la recomiendo: Una vez en la vida es el mejor regalo que te podés hacer si sos fan de los musicales y no tenes miedo de hacer papelones lagrimeando por una armonía.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Viví una noche llena de música y magia 🎶 De esas que solo se viven #UnaVezEnLaVida✨ Conseguí tus entradas en el link en bio o en la boletería del teatro 🎟️

Una publicación compartida por Una Vez En La Vida (@unavezenlavida_once) el

Y a Federico Coates, si tienen niños propios o prestados que les sirvan de excusa, pueden verlo en El Mago de Oz, donde hace de espantapájaros. De nada.

COMENTARIOS