Caso Pérez Volpin

“Era un cuadro catastrófico”, reveló el médico que asistió a Pérez Volpin

Se trata del cardiólogo Diego Cabrera Argaña, que trabaja en la parte de terapia intensiva de La Trinidad y que asistió el pasado 6 de febrero de 2018 a la por entonces legisladora

jueves 25 de julio de 2019 - 5:49 pm

Uno de los médicos que asistió a la fallecida periodista Débora Pérez Volpin contó hoy, en el cuarto día de juicio, que se encontró con “un estado catastrófico” cuando ingresó al quirófano donde le realizaban la endoscopía a la paciente.

Se trata del cardiólogo Diego Cabrera Argaña, que trabaja en la parte de terapia intensiva de La Trinidad y que asistió el pasado 6 de febrero de 2018 a la por entonces legisladora.

Hasta el momento, se supo que la periodista entró en paro mientras le practicaban una endoscopía, cuadro que le terminó provocando la muerte. Desde que comenzó el juicio oral, testificaron diferentes médicos e instrumentistas que contaron su versión de los hechos. Por la muerte de la periodista están acusados el endoscopista Diego Bialolenkier y la anestesista Nélida Inés Puente por el delito de “homicidio culposo”.

Al momento de declarar, el médico Cabrera Argaña dio detalles de la escena con la que se encontró: “Era un estado catastrófico. No tenía posibilidad de vida”.

Según explicó, ninguno de los acusados pudo explicar en el momento de su ingreso al quirófano por qué la mujer había entrado en paro cardíaco y afirmó que “estaba llena de aire por todos lados”.

Además contó que cuando él llegó la anestesióloga estaba intentado entubarla pero no podía. Contó que la única medicación que se le aplicó fue adrenalina y que fueron 45 minutos hasta darla por fallecida. Sin embargo el profesional aseguró que, a su juicio, cuando él llegó la paciente ya estaba muerta.

El testimonio de otra médica

Por otra parte, la médica cardióloga Agustina Ramos, quien estuvo al frente de las tareas de reanimación en medio de la emergencia, explicó: “Diego (Bialolenkier) quedó con las tareas de comprensión hasta que llegaron los otro dos terapistas y la doctora Puente se encargaba de la vía aérea”.

“La paciente siempre estuvo en asístole (ausencia completa de actividad eléctrica en el miocardio) por eso no se lo desfibriló. Con el correr de los minutos, adquirió más coloración cianótica y se hincho su pecho y su abdomen”, detalló técnicamente sobre el cuadro, dando a entender que la paciente ya se encontraba sin posibilidad de reacción.

COMENTARIOS