Sociedad

La jubilada a la que le amputaron la pierna aún no sabe qué pasó y afirman que la operación “no hacía falta”

La mujer aún no conoce que fue víctima de mala praxis. El nuevo centro médico en el que se encuentra internada le comunicó a su familia que la primer operación jamás fue necesaria

jueves 25 de julio de 2019 - 10:32 am

La jubilada a la que le amputaron la pierna equivocada esta semana en el Nuevo Sanatorio de Berazategui aún no sabe que sufrió mala paraxis. Así lo especificó Claudia, su hija: “Todavía no está al tanto de lo que está pasando. No dio la oportunidad. Todavía no sé en qué momento se lo vamos a decir. Es algo que venimos conversando con mis hermanas”, explicó la joven en declaraciones al canal de noticias TN.

“Ella estaba muy ansiosa por si venían a visitarla y había mucha familia para verla. Había más de diez personas, y no encontramos la forma (de contarle)”, agregó la mujer.

Este miércoles se conoció además que la operación a la que fue sometida Magdalena Leguizamón no habría sido necesaria. Tras la realización de la denuncia penal por parte de la familia, la paciente fue derivada a la Clínica CENI de Quilmes. Allí, se le realizaron nuevos estudios que arrojaron que no corría riesgo y no tenía ninguna infección. 

“No lo podemos creer. Nos dicen en la clínica donde está ahora mamá que nunca hizo falta amputarle nada. Es realmente increíble. Las personas que hicieron esto lo van a pagar”, expresó Claudia ante los medios. Ahora, los médicos de este centro de salud buscan evitar que pierda la pierna derecha.

Desde el PAMI, organismo del que la mujer era afiliada, informaron que suspendieron las cirugías traumatológicas programadas en el Nuevo Sanatorio de Berazategui de forma preventiva. “PAMI tomó contacto desde un primer momento con las hijas de la afiliada y puso a su disposición todos los medios tanto para su inmediato traslado a otro prestador como para cualquier necesidad surgida a partir de este acontecimiento”, señaló la obra social en un comunicado.

Además el organismo precisó que inició un proceso formal de investigación interna en el que, entre otras medidas, “se le exigió al sanatorio la presentación inmediata de toda la documentación médica relacionada con el caso en cuestión, a fin de determinar las responsabilidades del prestador”.

La decisión se dio luego que la titular de la UFIJ 7 del distrito, fiscal Karina Santolini, ordenara allanar el lugar, ubicado sobre la Avenida Rigolleau al 4100, para que agentes de la Policía Bonaerense secuestraran la historia clínica de la paciente, entre otros documentos. Este miércoles, también se imputó el delito de “lesiones culposas” a los médicos Rafael Mariano Rico Núñez, quien firmo la derivación al quirófano, y Gonzalo Cardozo,  el cirujano que le practicó la operación.

 

El caso

 

La víctima es una jubilada de 66 años que sufría de diabetes. Es por ello que le dijeron que debían amputarle la pierna derecha, aunque en el momento de la intervención se equivocaron y le seccionaron el miembro izquierdo. Hasta el momento, el Nuevo Sanatorio Berazategui no se expresó sobre el tema, aunque una de las hijas de la mujer ya se presentó en la Fiscalía Descentralizada de Berazategui y radicó una denuncia.

“Estaba programada una cirugía desde la semana pasada. Ya se le había amputado el primer dedo de su pie derecho. Esa cirugía se realizó normal y le sacaron la necrosis que había”, contó Mayra, otra de las hijas de la víctima, quien relató que se decidió una nueva operación que tuvo lugar este lunes. Allí, se le amputaría la pierna derecha. Pero tras la intervención se dieron cuenta de lo peor.

“Cuando volvimos a la habitación, entro con mi esposo y ahí nos damos cuenta que el miembro que faltaba era el otro. Estaba claro desde un principio que (la pierna a amputar) era la derecha, en toda la historia clínica se estuvo hablando siempre que se iba a amputar esa pierna”, detalló la joven.

“Cuando mi esposo advierte esto, digo ‘¡no puede ser!’ Levanto las sábanas y veo que el miembro que faltaba era el izquierdo. Salgo corriendo y toco el timbre del quirófano”, narró Mayra.

 

COMENTARIOS