Seguinos en nuestras redes

Economía

Las ventas de supermercados y de shopping bajaron 13,5% y 18,7% en mayo

La caída en los centros de compras es la más alta de los últimos dieciocho meses, si se exceptúa la de abril último, cuando llegó al 22,9%

Las ventas de supermercados y mayoristas cayeron 13,5% anual en mayo, medidas en cantidades, según informó el Indec. Las de los shoppings, por su parte, bajaron 18,7% anual.

La caída de las ventas de los supermercados fue incluso mayor que la de abril, cuando se había registrado una baja del 12,6%.

En mayo entraron en circulación plena los productos de Precios Esenciales, se estabilizó el dólar y entraron en vigencia algunas paritarias. Así y todo, la situación de las grandes superficies no mejoró.

El rubro que registró un derrumbe mayor en las ventas de los supermercados fue el de electrónicos, con una facturación que tuvo un descenso de 26% en términos nominales en el último año.

Pero en términos reales, es decir si se le agrega el efecto de la inflación, la caída de ese sector llega al 83%. Por otra parte, la indumentaria tuvo un declive de ventas de 26%, mientras que la verdulería lo hizo en 27%.

Por el contrario, algunos rubros tuvieron incrementos en la facturación, como carnes que fue diez puntos superior a la inflación, lácteos (cuatro puntos) mientras que almacén y artículos de limpieza empataron contra la suba de precios, por lo que las ventas se mantuvieron estables.

Por último, las grandes superficies comerciales tuvieron una caída en su personal empleado de 3,3%, es decir, 3180 asalariados menos de ese sector en los últimos doce meses.

Para el caso de los shoppings, el declive fue de 18,7%, levemente menor a lo que había sido el mes anterior (-22,9%).

Los productos menos vendidos por los centros de compra en mayo fueron los electrónicos, juguetería, alimentos, amoblamiento y decoración para el hogar, indumentaria, calzado y marroquinería.

Economía

Supermartes: Martín Guzmán buscará cubrir vencimientos por más de $243.000 millones

Si convalida alzas notorias para asegurarse financiamiento privado, como piden los inversores, deja expuesto al Banco Central de Miguel Pesce

Novedades en materia financiera. El ministro de Economía, Martín Guzmán, deberá enfrentar este martes una de las operaciones financieras más exigentes y trascendentes de su gestión.

El dirigente intentará cubrir vencimientos por $243.425 millones en un mercado que mira con desconfianza y teme un reperfilamiento de la deuda en pesos.

Horas antes, el presidente del Banco Central (BCRA), Miguel Pesce, se comprometió a implementar una línea de liquidez de los instrumentos del Tesoro para su utilización por los fondos comunes de inversión y Guzmán aseguró que el endeudamiento en moneda local es “absolutamente sostenible”.

Guzmán-Pesce

“Estamos analizando distintas alternativas para que funcionen como un reaseguro de que el BCRA va a operar en la curva para garantizar la liquidez de los instrumentos del Tesoro y el sostenimiento de sus precios”, dijo Pesce, en un intento por llevar tranquilidad al mercado para apuntalar la licitación de bonos.

Para descomprimir y achicar los vencimientos de fin de mes, la semana pasada Guzmán había adelantado un canje de bonos en pesos. De esta manera, allanó el camino en la previa de la reunión que mantendrá con los bancos para intentar calmar la incertidumbre e incentivar la compra de títulos a corto plazo atados a la inflación.

Martín Guzmán le respondió a Cristina Kirchner: “Es importante que el déficit fiscal se reduzca”

Con el mismo objetivo de Guzmán, Pesce se reunió con el presidente de la Cámara Argentina de Fondos Comunes de Inversión (CAFCI), Valentín Galardi, a quien le prometió que la autoridad monetaria comprará los bonos en pesos necesarios para defender su cotización.

La caída de los títulos públicos en pesos preocupa a los fondos de inversión ante la constante desvalorización de sus carteras. El temor del Gobierno es que se sigan desprendiendo de los títulos públicos y que su valor se desplome.

Continuar leyendo

Economía

El dólar “blue” sin techo: subió a $232 y batió un récord histórico

La divisa que opera en el mercado paralelo acumula un alza de 25 pesos en un período de seis meses.

En el último lunes del mes de junio, el dólar “blue” volvió a batir un récord al escalar a $232, su precio más alto en la historia de sus operaciones. La divisa que se negocia en el mercado marginal ganó seis pesos respecto al cierre del pasado viernes y de esta manera acumula un alza de 25 pesos en lo que va del año.

“En comparación con los financieros, el blue es el que menos aumentó desde que los bonos atados a la inflación sufrieran una fuerte caída”, indicó Claudio Caprarulo, economista de Analytica.

El oficial mayorista, por su parte, avanzó 47 centavos, a 124,71 pesos. En este sentido, la brecha cambiaria con el dólar paralelo alcanza el 86 por ciento, muy por debajo de los 150 puntos porcentuales.

Las paridades bursátiles también operaron con tendencia alcista. El dólar MEP, instrumento que se negocia mediante bonos y permite sortear las restricciones cambiarias que rigen en el país de forma legal, cerró ofrecido a $238,72. Es una suba diaria de $7,70 (+3,3%) y, en lo que va del mes, acumula una escalada de $31 (+13,8%).

El contado con liquidación (CCL) mediante títulos AL30, una herramienta habilitada del mercado para girar los dólares fuera de la Argentina, cotizó a $242,98. Es $6,50 más que el viernes (+2,8%) y $32,47 frente al último día de mayo (+14,9%).

Por otro lado, el dólar oficial minorista se vende en el Banco Nación a $129,50. Para los compradores del billete “solidario”, a esa cotización hay que sumarle un recargo del 30% de impuesto PAIS y 35% de Ganancias, lo que da como resultado un dólar a $213,67.

Continuar leyendo

Economía

El Banco Central aplica más trabas al dólar por el aumento de las importaciones

El ministerio de Desarrollo Productivo de Daniel Scioli lo secundará en el intento de moderar el ritmo mensual de compras al exterior. Inquieta la sangría de reservas

Tras la reunión del BCRA con el foco en la evaporación de las reservas,  el Gobierno relanzará su esquema para administrar el comercio exterior. De esta forma, la entidad monetaria se alista para iniciar una serie de pasos que obturen la salida de dólares, básicamente exigiendo a las empresas que financien sus importaciones con crédito comercial externo o de sus matrices, en caso que se trate de multinacionales.

De acuerdo al sitio Infobae, el estrechamiento del cepo podría prolongarse mientras se prolongue el frío y las importaciones de energía (en particular, de cargas de Gas Natural Licuado) sigan presionando las escasas reservas de la autoridad monetaria.

El Ministerio de Desarrollo Productivo, en el que todavía no se terminó de acomodar Daniel Scioli, podría aliviar la tarea del Central a través del Sistema de Monitoreo de Importaciones, todo para reducir al mínimo posible lo que en el gobierno definen como “importaciones especulativas”.

Especulación en todo caso alentada por una brecha que la política económica y la política a secas no logran reducir de modo convincente y que hace apetecible stockearse antes que la mercadería importada -piezas y repuestos en particular- se vuelva más cara, escasa y de difícil acceso.

Daniel Scioli, Miguel Pesce y Martín Guzmán, los tres principales encargados de administrar la escasez de dólares

En concreto, hasta el 30 de septiembre, las empresas deberán buscar financiamiento para poder adquirir insumos del exterior cuando superen el 5% del total importado durante el año anterior (medido en dólares). Esta medida alcanzaba al 75% de las empresas, pero ahora se sumará el 25% restante.

Un escenario diferente tendrán las las pequeñas y medianas y medianas empresas cuyo acceso a dólares podrá ser hasta un 15% mayor que 2021. Superada esa cifra, deberán buscar financiamiento por otras vías. La medida está destinada para aquellas que importaron hasta US$1.000.000 ese año.

Las importaciones de energía y medicamentos no sufrirán restricciones al ser considerados por el Gobierno como sectores “prioritarios”

Melconian, luego de su encuentro con CFK: “La Argentina hace 12 años que está en el mismo lugar”

Hay una cifra que circula entre algunos funcionarios de la Casa Rosada y que les genera preocupación: junio termina con estimaciones del orden de USD 9.000 millones, lo que implicaría una fuerte suba respecto a los USD 7.800 millones de mayo y que mostraría así incremento de 56% respecto de un año antes.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR