Opinión

Mindset y cómo nuestras creencias determinan nuestras acciones

María Noel Lucano

Licenciada en Psicología - Epecializada en Coaching ontológico

lunes 22 de julio de 2019 - 12:05 pm

¿A qué hacer referencia el MINDSET?

El termino Mindset hace referencia a “la mentalidad de lo posible, la mentalidad de creer que se puede mejorar”, consta de la capacidad humana de abrazar los defectos, perseverar y creer que un cambio de personalidad es posible.

Uno arma su Mindset, su modelo de pensamiento, sus creencias en función también de como tiene su autoestima y viceversa: todo condiciona lo que uno hace.
Aquellas personas con mentalidad fija le costará crecer, mientras que una inteligencia de crecimiento, aquella que está dispuesta a aprender, tiene más probabilidades de alcanzar el éxito en todos los órdenes de la vida.

¿Cuál de las dos es la tuya?
¿Cómo cambiar de mentalidad y transformar tus posibilidades de realización profesional y personal?
Por ejemplo, si te gusta cantar y soñas en convertirte en un gran cantante de ópera, tendrás que practicar muchas horas de varios años: las condiciones naturales y el esfuerzo, marcaran dos posturas con respecto a la vida.

Aquellas personas con una mentalidad fija se sienten condicionadas por el azar, creerán que serán exitosos en algo porque han nacido con determinada habilidad y frente a cualquier fracaso, bajaran los brazos y estarán vencidos. Pendientes de la aprobación de los demás, solo intentarán aquello para lo que creen que tienen habilidad, y les resultarás altamente frustrante cualquier error.

En cambio, aquellos que tienen una mentalidad de crecimiento se encuentran en constante evolución, siempre progresando y aprendiendo, adaptándose a los cambios y superando todas las dificultades, dispuestos a crecer, a potenciarse. Estos están convencidos que pueden triunfar en cualquier actividad si se dedican y se esfuerzan todo lo que sea necesario.

SONY DSC

NO ME LO MEREZCO

“Si yo no soy bueno no merezco ser feliz” y es así como saboteamos hechos positivos de nuestra vida, cargamos relaciones porque no nos creemos merecedores de ese amor o de ese puesto de trabajo exitoso……..
El simple hecho de pensar si soy o no soy merecedor de algo, lleva implícita la idea que algo debo haber hecho mal, alguna cosa que me dé permiso de ganármelo.

Es cuestión de autoestima?

Tal como el propio nombre indica, autoestima es el valor que uno se otorga y que identifica en uno lo mucho o poco que se estima, que no depende de la opinión externa, ya sea sea positiva o negativa. La tolerancia a las cosas buenas de la vida dependerá en gran medida del valor que uno siente y cree que tiene.

La autoestima se logra cuando uno sabe lo que quiere, cuando uno sabe lo que se propone, cuando lo dice y lo hace cumplir.
Mejorar la autoestima es creer realmente que uno merece todo lo bueno que quiere, es el permiso para luchar por los propios deseos, conseguirlos y retenerlos.
La autoestima implica un trabajo constante, de entrenamiento para toda la vida, es lo que hace que uno se proteja a sí mismo de los factores externos que pueden disminuir la sensación de valía, que nace y crece dentro de uno.

De una manera simple se puede comenzar a ganar autoestima, practicando el hábito de hacer lo que uno se propone, empezando con pequeñas tareas día tras día. Cuanto más simple sea el principio mejor se podrá fortalecer el vínculo de la palabra y la acción.
Trabajando el hábito con pequeñas actividades, separando el objetivo en pequeñas acciones estratégicas, se podrá experimentar la sensación de satisfacción de la tarea cumplida y sentirse como una persona valiosa de actuar con coherencia con lo que dice y se piensa.

La autoestima crece conforme se van consiguiendo cosas, metas grandes o pequeñas que demuestran que uno es capaz, que lo que está haciendo tiene un valor real, sintiéndonos merecedores de todo lo bueno que nos sucede.

CONOCIÉNDONOS

MAPEO PERSONAL Y AUTODIAGNÓSTICO

¿Qué tipo de mentalidad y que tipo de creencias nos está rigiendo?
¿Qué es el éxito para mí?
¿Qué entiendo por fracaso?
¿Qué quiero cambiar?
¿Qué quiero eliminar?
¿Qué quiero mejorar?
¿Qué quiero conservar?
¿Qué quiero generar?

Pasos para detectar nuestro Mindset

Registrar la manera que tenemos para observar y pensar.
Distinguir si te está siendo funcional a los objetivos que tienes
Transformar la mirada y en consecuencia las acciones.
Generar coherencia entre lo que se desea alcanzar y lo que haces para lograrlo.

Habilidades y recursos para alcanzar nuestras metas

Las creencias condicionan nuestras acciones y nuestras acciones determinan nuestro éxito.
Nuestras creencias actúan como profecías
Nuestras acciones reflejan la manera en que pensamos, lo que creemos y lo que nos decimos a nosotras mismas.
Nuestras creencias limitantes son castrantes, nos paralizan y no nos permiten avanzar.
Nuestras creencias de apertura nos acercan a lo que deseamos alcanzar

Registro de mis emociones

El Enojo, la rabia, el descontento, la frustración son emociones que destacan lo que no nos gustan y ponen foco sobre aquello en lo que tengo pendiente un cambio. Es la rabia y el enojo los que dan la fuerza para activar el movimiento que nos permitirá conseguir lo que queremos. La intensidad de la rabia es siempre proporcional al nivel de frustración y al tiempo que hace que no se ocupe asertivamente del tema. Cuanto más tiempo pasa, mas fuerte será el enojo.
A partir de revisar nuestras creencias, es que podemos hacernos responsables de lo que nos sucede. Y esto implica decidir qué hacemos con aquello que sentimos, con aquello que nos está atravesando.

QUERER NO ES PODER

El solo hecho de desear algo no implica que pueda alcanzarlo. A diferencia de lo que algunas posturas ideológicas sostienen el solo hecho de desearlo, no alcanza.

Definir que deseo, proponerme una meta, un objetivo a alcanzar y seleccionar las acciones que me llevaran a ese objetivo es lo que me habilitar acercarme a lo que proyecto.

Deseo mas acción son la clave, y sobretodo acciones coherentes, estratégicas, programadas y planificadas que aunque no le quietan su cuota de espontaneidad y flexibilidad, no son decisiones tomadas al azar sino desde un lugar de apropiación: actuando en consecuencia y siendo protagonista de la meta delineada.
De esta manera los logros que obtenemos terminan siendo un reflejo de lo que creemos, pensamos y de lo que decidimos hacer.

Desear algo, creerlo posible, trascender miedos y obstáculos, nos acercará a la meta y así es como se estará más cerca de conseguirlo. Creyendo posible lo que deseo, pensaré y actuaré como la persona capaz de lograr mi objetivo.

COMENTARIOS