Tecnología

Argentina rompe con los tabúes reconociendo visitas a webs para adultos

El porcentaje de argentinos que reconoce visitar webs de contenido erótico aumenta con el paso de los años

lunes 22 de julio de 2019 - 1:56 pm

Los tiempos están cambiando a un ritmo frenético. Hemos pasado de las cámaras de carrete a los teléfonos móviles, de las cartas ordinarias al correo electrónico y los mensajes instantáneos, de leer el periódico a visitar webs. La revolución digital llegó a nuestras vidas hace ya unos años, pero causó un temblor que todavía sigue pegando con fuerza en nuestro día a día.

Los hábitos de consumo están cambiando en la sociedad, como también la mentalidad y las costumbres. De hecho, si hacemos una comparación y miramos tan solo diez años atrás, podemos ver un cambio descomunal en la rutina diaria de cualquier persona. Tan solo hay que pensar en un detalle para darse cuenta: ese pequeño teléfono que va siempre con nosotros.

Internet se ha convertido en nuestro aliado indiscutible, como también en el principal agente tras el cambio en nuestros hábitos. De hecho, está cambiando incluso aquellos que pensábamos que estaban más escondidos y eran menos conocidos. ¿No te lo crees? Pues. ¿Sabías que cada vez hay más población argentina que reconoce abiertamente visitar webs para adultos?

En cierto modo lo es, puesto que todo lo relacionado con la industria para adultos guarda una estrecha relación con los instintos más básicos del ser humano. La diferencia está en que ahora sí se está admitiendo, dado que antes era considerado como un tema absolutamente prohibitivo. El porno argentino no es la excepción, una industria que crece todos los años.

Y sí, el de los videos porno es un terreno en el que las nuevas tecnologías tienen mucho que decir, puesto que están siendo las principales artífices de que haya más y más personas entrando en estas webs, como también reconociendo que lo hacen.

¿Qué motivos hay tras este cambio?

En primer lugar, debemos hablar del factor tecnológico. Ahora prácticamente cualquier persona puede coger su smartphone y entrar en alguna web de adultos para tener acceso a todo tipo de contenido. No importa la hora del día, no importa siquiera que no haya una conexión Wi-Fi cercana, ahora los teléfonos te permiten conectarte donde quieras.

No solo eso, también los denominados xvideos han mejorado el nivel de sus conexiones para ofrecer algo mucho más completo y ambicioso. Velocidades de descarga y subida mucho más elevadas y similares a las que encontramos en el ámbito doméstico, límites de descarga con cifras también altas para fomentar el uso de estas conexiones… Todo está ganando en calidad y posibilidades.

Eso está haciendo que el consumo aumente, como también la normalización del mismo. Las personas ya tienen menos miedo a reconocer abiertamente que consumen estos contenidos porque cada vez lo ven como algo mucho más normal. El tabú del sexo ya no lo es tanto a determinadas edades, y eso es el claro reflejo de que la mentalidad en general está cambiando.

Nos estamos desprendiendo de muchos tabúes que antes hacían impensable sacar determinados temas de conversación. Las mentes se han abierto para ofrecer posturas mucho más flexibles que las de antaño, sobre todo en lo relacionado con el ámbito sexual y las relaciones íntimas.

Todo esto, a su vez, está despertando también la curiosidad de las personas, que tratan de indagar y acaban buscando también cómo son y qué ofrecen estos portales pensados para adultos. Se quiere aprender más, se quiere descubrir qué es eso de lo que cada vez se habla más abiertamente y, al final, lo que se hace es seguir alimentando ese círculo sumándose a él.

Por supuesto, no es algo negativo, simplemente es algo que refleja a la perfección que las cosas ya no son como eran antes y que cada vez tenemos menos pelos en la lengua. Los argentinos lo reconocen sin problemas y, de hecho, lo demuestran con el aumento de tráfico que están recibiendo las webs dedicadas al sector.

¿Cómo seguirá evolucionando esta situación? Lo cierto es que es todo un misterio, aunque parece más que claro que es algo que se acentuará no solo en Argentina, sino en muchos más países. Tendemos a evolucionar, aunque esta vez se trate de una evolución en algo tan primario y básico como es el placer puro.

Hemos necesitado que las nuevas tecnologías nos den el empujoncito en esta ocasión, pero al menos está sirviendo para eliminar barreras y poder hablar más abiertamente de un tema que siempre ha estado ahí, pero que nunca se ha querido reconocer por el miedo al “qué dirán”.

COMENTARIOS