Seguinos en nuestras redes

Salud

Diez errores que podés cometer al maquillarte

Una lista de lo que deberías hacer y lo que no para que el make up luzca genial

Puede pasar que te maquilles hace años pero sin darte cuenta estés cometiendo errores que hacen que el resultado final no sea del todo el que pretendés. Prestá atención a estas cuestiones:

No preparás tu piel

Hidratala con un poco de cremita de día o aplicá una prebase (tanto de rostro como de ojos y recién ahí la base.

No preparar tus labios

Una exfoliación previa ayuda a retirar las pieles muertas. Y, mientras te maquillás, tené en tus labios bálsamo hidratante para que vaya actuando poco a poco.

Base de maquillaje de otro tono

Tenemos la costumbre de probar el color de la base sobre tu muñeca y no tiene el mismo tono que tu cara en absoluto. Probalo sobre una pequeña parte de la mandíbula, difuminá con el dedo y si desaparece, es el tuyo.

Soplás tus brochas siempre

Más de una vez has quitado el exceso de producto a tus brochas y pinceles soplándolos, cuando en realidad basta con darle unos toquecitos sobre alguna superficie. No hace falta regalarle todos los gérmenes a una herramienta que te vas a pasar por la cara luego.

Productos en crema sobre polvo

No se llevan muy bien en ese orden. Si, por ejemplo, querés aplicar un poco de bronceador en crema, hacelo antes y fijalo con polvos (pero nunca al revés).

Aplicás mal el corrector

No a las toneladas de producto bajo el ojo, sino formando un triángulo con la longitud de tu tabique nasal, hasta la esquina inferior del ojo. Cuidado también con el tono que escojas, uno o dos menos sirve para iluminar. Más de eso, tampoco queda bien.

Exceso de bronceador

Hay que pensar dónde incide el sol directamente en tu cara. Esas son las partes que tienen que tener algo más de color tostado: las mejillas, la parte alta de la frente, un poco en la nariz y en la barbilla. Aplicar polvos de sol en zonas que no la necesitan, te sumará años.

Aplicar rubor en exceso

Para aplicarlo de forma correcta, sonreír y ver dónde están tus manzanitas. Eso sí, la dirección del brochazo la determinará la forma de tu cara.

Pasarte con el iluminador

Igual que con los polvos de sol tenés que determinar dónde incide la luz directamente en tu rostro. Por eso, aplicaremos en lo alto del pómulo, a lo largo del tabique nasal, un poquito por la frente, sobre todo en las sienes, en el lagrimal y en el arco de cupido.

No esperar a que se seque la máscara

Te acabás de manchar por encima del párpado al aplicar máscara y ya por arreglarlo te manchaste peor. Tenés que tener paciencia y esperar a que se seque un poco. Ya verás como, una vez hayas terminado, quitarlo va a ser más fácil y menos perjudicial para tu look.

Fuente: Clara

Salud

Infusiones sin cafeína para arrancar el día

Probá estas alternativas que además aportan beneficios

El sabor y aroma del café hacen que sea el favorito de muchos, principalmente a primera horas de la mañana, porque funciona como estimulante del sistema nervioso central.

Debemos tener en cuenta que en exceso puede ser perjudicial en nuestro organismo, más aún si alguno tiene problemas de salud. Por ejemplo, está contraindicado para quienes padecen de insomnio, ansiedad, nerviosismo, hipertensión, problemas del corazón, problemas estomacales y de acidez, entre otros.

Igualmente debemos tener en cuenta que la teína – que es la misma molécula que la cafeína, pero encontrada en diferente planta – también es parte de otras bebidas, como el té negro, mate, gaseosas, bebidas energéticas e incluso chocolates.

Hay alternativas que ayudan a reducir su consumo o reemplazarlo por bebidas que no tengan cafeína, no será lo mismo en sabor, pero tendrá varios beneficios.

– Té de menta: refrescante y de sabor intenso, se puede consumir frío o caliente. Combate la halitosis, los trastornos digestivos, dolores de cabeza, mejora las alergias estacionales, y genera energía y concentración.

– Jengibre: el efecto energizante se debe a que estimula la circulación sanguínea. Es desinflamante, combate los problemas gastrointestinales, está recomendado para tratar gripes y resfríos, también las várices.

– Romero: favorece la concentración, la circulación sanguínea y está indicado para personas convalecientes o que necesiten un golpecito de energía. Es analgésico, antiséptico pulmonar, antirreumático, antidepresivo, bueno para el hígado y el sistema digestivo.

A todo esto podemos sumar un buen desayuno que contenga jugo de remolacha, yogurt con avena, huevos revueltos y un jugo de naranja, lo demás ya depende de tus gustos y preferencias.

Fuente: Vos

Continuar leyendo

Salud

Cómo cuidar tu vajilla para mantenerla como nueva

Nueve consejos para que conserven su estado

Para cuidar y mantener en buen estado tu vajilla, existen algunos tips a la hora de lavarla, ya sea a mano o en el lavaplatos. Tomá nota:

– Con el fin de proteger el esmaltado, enjuagala después de usarla.

– Para eliminar restos de huevo o leche, empleá agua fría, y caliente para otros alimentos.

– Para blanquear una mancha, aplicá una parte con un 30 por ciento de agua oxigenada y tres partes de agua con unas gotas de amoníaco. O bien frotala con levadura química con cuidado de no dañar el dibujo. Si la comida se ha endurecido sobre el plato, no lo friegues con productos abrasivos o filosos, mejor remojalo.

– En caso de efectuar el lavado a mano, evitá roturas mediante un recipiente plástico y un protector de goma sobre la canilla. Llená un bowl con agua caliente y detergente, lavá los objetos menos engrasados –por lo general, los vasos– y luego proceéa con los cubiertos, platos y finalmente, las cacerolas.

– Para prevenir rajaduras, no expongas platos fríos al agua caliente y procurá no sobrecargar el recipiente. Enjuagá o rociá los platos con agua caliente.

– Los lavaplatos son aconsejables para la mayoría de las piezas de vajilla actuales, incluso las más delicadas. Deberán exceptuarse las antiguas, pintadas a mano o decoradas en oro, plata, platino o azul cobalto. Asegurate de que no choquen entre sí durante el lavado. Empleá sólo detergentes apropiados para este tipo de artefactos, ya que de otra manera se producirá un exceso de espuma.

– Al cargar la máquina, colocá las cacerolas y fuentes más sucias boca abajo en la canasta inferior frente al brazo rociador; verificá que se encuentren seguras y no vayan a caerse, bloqueando la salida del dispositivo. Poné las bandejas de mayor tamaño en la parte posterior o en los laterales; de hacerlo adelante, podrían obstruir el paso del agua hacia el dosificador de detergente y la canasta del menaje. Los objetos más pequeños y livianos deberán colocarse en el nivel superior, incluyendo aquellos de plástico aptos para este tipo de artefactos.

– Colocá las tazas y copas entre o sobre los canastos con sostenedores, no los deje sueltos. No sitúes copas o piezas frágiles en la parte trasera. Las manchas oscuras sobre la cerámica se deben al roce con objetos metálicos.

– Para sujetar elementos livianos como vasos plásticos, colocalos en las esquinas de los soportes superiores ya que el impulso del agua es menor. También podrás ponerlos entre otros más pesados o fijarlos entre los sostenes.

Fuente: Bien natural

Continuar leyendo

Salud

Por qué nos movemos al dormir

Los motivos que nos impiden un buen descanso

Muchas veces, cuando dormimos, el cuerpo no descansa bien y lo manifiesta moviéndose. Podemos darnos cuenta o no y los motivos por los que esto ocurre suelen ser varios y, por lo general, ninguno de ellos tiene por qué alarmarnos en exceso.

Puede deberse a diversos motivos, pero los más habituales son:

– Estrés: por la noche el cerebro sigue inquieto, si hay cosas que nos preocupan. De ahí que nos movamos tanto en la cama.

– Medicamentos: algunos pueden tener efectos secundarios leves, como por ejemplo, pequeños tics o, en este caso, dificultarnos estar quietos al dormir.

– Colchón: influye a la hora de conciliar el sueño y tener un buen descanso. Si está muy usado, o si es más duro o blando de lo ideal para nosotros, tal vez hay que replantearse el cambiarlo.

Moverse es una cosa, pero dar patadas ya es otra muy distinta. Son movimientos mucho más agresivos que desvelan partes del inconsciente. En general, ocurre por los siguientes motivos:

– Para liberar estrés o rabia: puede ser una forma de liberar estrés o rabia por parte del cerebro. Por la noche es cuando el cuerpo se relaja más y muestra los estados de ánimo y otras cosas que, a veces, suele esconder.

– Por un sueño agitado

– Una forma que tiene el cerebro de cuidarnos: diversos estudios también han confirmado que cuando damos una patada al poco de quedarnos dormidos, es una forma que tiene de despertarnos de repente para asegurarse de que no estamos muertos.

Cómo evitar moverse el dormir

– Infusiones: hay tés especiales para conciliar el sueño, pero también hay otros que son ideales para relajarnos, como la tila o la infusión de valeriana.

– Yoga: la práctica es una de las más relajantes y beneficiosas que hay. Conseguirás un mayor bienestar interior, lo que te ayudará a dormir bien y no moverte por la noche, y harás ejercicio de una intensidad entre baja y moderada.

– Meditación: es una aliada a la hora de liberar estrés y otras energías negativas de la mente que hacen que nos movamos por la noche.

– Música de relajación: una buena opción es, antes de irnos a dormir, probar de escuchar música tranquila para relajar la mente.

– Hacer deporte: alivia todas las tensiones acumuladas durante el día y podría ayudarnos a descansar. Siempre dejando un margen de horas entre la actividad e irse a dormir.

– Rutina: marcate una hora más o menos fija para irte a la cama. Con el paso de los días, tu cerebro entenderá que, llegada la hora, es momento de relajarse y descansar.

Cómo dormir bien

Podemos asegurarnos un mejor descanso si seguimos una serie de pautas:

– Evitar ver películas de miedo o de acción antes de dormir: esto nos dejaría tan alterados que es probable que nos movamos o tengamos pesadillas.

– No tomar bebidas con azúcar: olvidate de los refrescos por la noche. Lo mejor es beber agua, ya que el azúcar incita al sistema nervioso, lo que haría que provocásemos aún más los esos movimientos nocturnos.

– No cenar carnes rojas ni muchas proteínas: las cenas copiosas o que contengan grandes cantidades de proteína nos desvelan.

Fuente: Un cómo

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR