Alimentación

Cómo cuidar la alimentación de los chicos en vacaciones

Estas semanas son más propensas para que se descuiden un poco las comidas de los niños; qué se puede hacer al respecto

martes 23 de julio de 2019 - 7:09 am

Durante las vacaciones suele aumentar la exposición de los chicos a alimentos ricos en grasas, conservantes, sodio y azúcares. Además, está como factor contraproducente, el tiempo excesivo que pasan sentados en el sillón frente a las pantallas.

Solemos relacionar las vacaciones y el momento de descanso a los placeres culinarios, y esos suelen venir de la mano del consumo de aquellos alimentos que deberían ser de carácter opcional. Puede aumentar el consumo de galletitas, snacks, golosinas y en almuerzos y cenas abundan los guisos, pastas, comidas calientes con mucho contenido de carnes y cereales y poco contenido de verduras y frutas.

Cómo podemos cuidar la alimentación en las vacaciones

Comprar los alimentos en familia. Elegir los saludables y ricos que estén a disposición para los momentos de ingestas: cereales sin azúcar, verduras y frutas, huevos para hacer budines y tortas, harinas integrales, carnes magras, yogures, quesos.

Cocinar con los chicos. Llenar la casa de alimentos saludables, caseros y hechos con los niños. Preparar budines de frutas y verduras de estación, dips de diferentes alimentos para comer como snacks con verduras (hummus, palta, dip de zanahoria, de calabaza).

Porciones chicas y pochoclos compartidos. Cuando vayan al cine o al teatro y compren algo para comer, elijan los tamaños mínimos de pochoclos, bebidas o chocolates. Una buena idea es llevar bolsitas y dividir el balde de pochoclos entre todos así a cada uno le queda su porción individual. Elegir bebidas sin azúcar y pequeñas.

Menos pantallas. Limitar el uso de  los dispositivos electrónicos reducirá las horas de sedentarismo y la exposición a alimentos ricos en azúcares y grasas. Si no quieren hacer actividad física, suplantar las pantallas por juegos de mesa, de ingenio, de pensar. Así al menos siguen activos con el pensamiento.

Que salir a comer no sea el programa. Que la salida sea ir a la plaza o andar en bici y luego se puede merendar en casa o afuera.

Fuente: Conbienestar

COMENTARIOS