Belleza

Micropigmentación: en qué consiste y qué resultados logra

El maquillaje permanente que resalta - o disimula - los rasgos del rostro

lunes 22 de julio de 2019 - 7:46 am

La micropigmentación es una especialidad cuyo fin es embellecer, corregir o mejorar determinados rasgos del rostro de la persona. Es una práctica muy recurrente por los buenos resultados que da, ya que otorga un aspecto natural, pero maquillado y muy duradero.

El tratamiento consiste en la micro implantación de pigmento vegetal en las diferentes zonas del rostro que se necesiten, o en las que se quiera implantar, como por ejemplo, las cejas, la comisura de los labios, la línea de los párpados, cicatrices o las ojeras.

Consiste en esta implantación del pigmento necesario a través de una aguja muy fina en la epidermis que genera ese efecto de maquillaje permanente al mismo tiempo que elimina algunas imperfecciones del rostro, como las rojeces o las cicatrices.

El tratamiento en general es indoloro aunque puede generar una breve molestia. Las zonas sobre las que se ha llevado a cabo suelen mostrar una pequeña hinchazón que será visible entre 3 y 7 días después de la intervención. Además, la pigmentación parecerá también más oscura (hasta un 40%) que de lo que será en el resultado final en estos primeros días después del tratamiento.

Pese a que al mismo nombre del tratamiento se le conoce también como maquillaje permanente, no es excluyente para poder aplicarse maquillaje encima. Sin embargo, sí habrá que esperar a que la hinchazón de los primeros días remita y nuestra piel se restablezca, entonces podrás maquillar tu rostro con los productos que desees aunque la micropigmentación ya habrá cubierto muchas de tus necesidades en cuanto al color y la base sobre el rostro.

La inserción del color se realiza durante unos ligeros cortes en la piel a través de una aguja muy fina, aunque la micropigmentación dista mucho de un tatuaje, ya que se realiza sobre capas mucho más superiores, por lo tanto, no es posible revertir su resultado de manera inmediata.

El pigmento se elimina con el sudor, roce, el contacto con el agua, el lagrimeo, el uso de lentes, la piel grasa, exposición al sol, exfoliante y otros factores, pero siempre en un periodo largo de tiempo.

Fuente: Bekkia 

COMENTARIOS