Sociedad

Operación sin precedentes en el país permitió separar a dos bebes siameses

Por primera vez en el país separan siameses unidos por genitales, sistema urinario y aparato digestivo. Luego una cirugía de 9 horas de la que participaron 44 profesionales, los hermanos de nueve meses Gianluca y Santino, ya se encuentran sanos en su casa

lunes 15 de julio de 2019 - 4:45 pm

El pasado 22 de junio, un total de 44 médicos realizaron la primera separación en la historia argentina de siameses unidos por genitales, sistema urinario y aparato digestivo, en la Fundación Hospitalaria, en el barrio porteño de Nuñez.

Existen muchas variedades de siameses según las partes del cuerpo en las que están unidos.  A nivel mundial, se habla de que puede darse un caso de siameses cada 1,7 millones de nacimientos. En nuestro país los profesionales sólo recuerdan dos operaciones de separación de siameses en los últimos 20 años, uno en el Hospital Posadas y otro en el Garrahan, de los que no hay detalles públicos.

Los pacientes fueron dos hermanos gemelos, Gianluca y Santino, nacidos el 20 de septiembre del año pasado como siameses isquiópagos, unidos a la altura de la pelvis. Sus padres, Evelyn y Jonatan Figueroa, recibieron la noticia a los tres meses del parto en la primera ecografía obstétrica.

Automáticamente, se catalogó el embarazo como de alto riego y un equipo interdisciplinario de médicos y psicólogos trabajaron en conjunto para asegurarse que le embarazo llegara a término, y luego siguió la evolución de los bebés hasta el momento de la separación.

Recién en mayo de 2019 comenzaron los preparativos para la cirugía. Previo a la intervención, los médicos realizaron jornadas de simulación donde practicaron todos los pasos de la misma. Las prácticas las realizaron en el quirófano central, usaron muñecos, y reprodujeron cada paso desde que los niños ingresan a la institución hasta que son trasladados a terapia pediátrica.

Finalmente, tras una operación de nueve horas, llevada a cabo por un equipo de 44 médicos, entre ellos urólogos, anestesistas, cardiólogos y cirujanos plásticos, entre otros profesionales, los bebés fueron exitosamente separados. Actualmente, casi a un mes de la operación, la familia ya está en su casa.

Alejandra Lafont, jefa del Servicio de Pediatría, explicó al diario Clarín que “el post quirúrgico fue bastante sencillo, lo más difícil y complejo ya había ocurrido”. “Hoy podemos verlos separados, jugando, sonriendo, relacionándose y sintiendo el cuerpo de una manera diferente”, contó alegremente la médica.

COMENTARIOS