Gimnasia LP

“La persona que más sabía del corazón era hincha de Gimnasia”

Por: Gonzalo Fonsalido

En el 97 aniversario de su nacimiento, el club de sus amores se sumó al sentido recuerdo del médico argentino que inventó el bypass

En una entrevista con la revista El Gráfico, en 1993, René Favaloro dejó en la inmortalidad su amor por Gimnasia de La Plata con una frase inolvidable: “Gimnasia está en el único lugar posible dentro de mi: el corazón”.

Hoy, en su 97 aniversario, el mundo recuerda a la figura de Favaloro y manda fuertes abrazos al cielo. Tan ligado estaba con el Lobo que, incluso pareciendo guionado, también un 12 de julio pero del año 2009, Gimnasia logró la recordada hazaña en El Bosque en la promoción ante Atlético de Rafaela.

Un hombre capaz de cambiar la historia de la medicina un día, y al otro sufrir en las tribunas del Juan Carmelo Zerillo por algún gol recibido o un centro mal tirado del lateral derecho. Simplemente un genio y fanático, apasionado como pocos en sus dos lugares en el mundo: la cancha del Lobo y el hospital.

Como no podía ser de otra manera, el conjunto platense lo homenajeó en sus redes sociales rememorando sus palabras. También compartió una nota digitalizada de la revista.

Muchos recuerdan que cuando Gimnasia fracasó en la obtención del título, en 1995, Favaloro dijo: “Fue un duro golpe al corazón. Me voy profundamente triste”. Pero también, el otro lado, el lado del doctor festejando el ascenso del club de sus amores.

El propio René, solía manifestar que el ser humano puede cambiar de ideología política, de religión o de profesión, pero debía mantener inalterable su condición de simpatizante de un club. Y él nunca ocultó su fanatismo por la camiseta tripera, que año tras año le rinde tributo a su amor incondicional.

Además de los triperos, hinchas de todos los equipos lo recordaron con mucho cariño y respeto. Entre otras cosas, circuló la frase “la persona que más sabía del corazón era hincha de Gimnasia” además de la famosa foto en la cual se lo ve abrazado a una camiseta blanca y azul.

¡Gracias, René!

 

COMENTARIOS