Seguinos en nuestras redes

Salud

¿Por qué los mosquitos prefieren picar a las personas?

Los científicos estudian a los que particularmente funcionan como “vectores de enfermedades”

La profesora de Biología Evolutiva y Neurociencia de la Universidad de Princeton, Carolyn McBride, investiga la eterna pregunta de cómo y por qué los mosquitos son atraídos por los humanos y por qué se alimentan casi exclusivamente de personas.

La docente y científica norteamericana apunta a sumar sus datos a la investigación global contra enfermedades como el Zika, la malaria o el dengue.

De las más de 3.000 especies de mosquitos en el mundo, la mayoría son “oportunistas”, explica McBride. Pueden picar tanto a mamíferos como a pájaros, pero la mayoría de los mosquitos no son totalmente indiscriminados ni específicos de cada especie.

McBride está más interesada en los mosquitos que los científicos llaman “vectores de enfermedades” porque son los portadores de plagas o males que afectan a los humanos, algunos de los cuales “evolucionar para picar a los humanos casi exclusivamente”.

La experta estudia varios de estos mosquitos, entre ellos el Aedes aegypti, que es el vector principal de la fiebre del dengue, el zika y la fiebre amarilla, y el Culex pipiens, que porta el virus del Nilo Occidental. El primero se especializa en humanos, mientras que el segundo es menos especializado, lo que le permite transmitir el Nilo Occidental de las aves a los humanos.

“Son los ‘especialistas’ los que tienden a ser los mejores vectores de enfermedades, por razones obvias: pican a muchos humanos”, fundamenta McBride, quien trata de entender cómo el cerebro y el genoma de estos mosquitos se especializaron en humanos de manera tan efectiva. McBride compara el comportamiento, la genética y los cerebros del mosquito Zika con una cepa africana de la misma especie que no se especializa en humanos.

La hipótesis de los “aromas”

En una línea del estudio, investiga cómo los cerebros de los animales interpretan aromas complejos. Esa es una idea más complicada de lo que parece, ya que el “olor humano” está integrado por más de 100 compuestos diferentes, y esos mismos compuestos, en proporciones ligeramente diferentes, están presentes en la mayoría de los mamíferos.

“Ninguno de esos químicos es atractivo para los mosquitos por sí mismos, por lo que los mosquitos deben reconocer la proporción, la mezcla exacta de componentes que define el olor humano. Entonces, ¿cómo se las arregla su cerebro?”, se pregunta McBride al tiempo que afirmó que estudia qué combinación de compuestos atrae a los mosquitos. Esto podría llevar a cebos que los atraigan a trampas letales, o repelentes que interrumpan la señal.

Para probar la preferencia de olor, el laboratorio usó principalmente cobayos, pequeños mamíferos con una mezcla diferente de muchos de los mismos 100 compuestos de olor de los humanos. Los investigadores recogen su olor soplando aire sobre sus cuerpos, y luego presentan a los mosquitos una opción entre el agua de ave de guinea y un brazo humano. Los mosquitos irán hacia el brazo el 90 o 95 por ciento de las veces, señala McBride, pero los mosquitos africanos salvajes son más propensos a volar hacia el aroma del roedor.

La investigadora ampliará las pruebas con otros mamíferos y aves en su investigación. La científica Jessica Zung trabaja a la par con granjas y zoológicos para recolectar muestras de cabello, pelaje, plumas y lana de 50 especies animales.

Espera extraer olor de ellos y analizar los olores en las instalaciones de la Universidad de Rutgers que fraccionan los olores e identifican la proporción de los compuestos. Al introducir sus perfiles de olor en un modelo computacional, esperan entender cómo los mosquitos pueden haber evolucionado exactamente para distinguir a los humanos de los animales no humanos.

Fuente: Con Bienestar

Salud

Consejos de seguridad alimentaria en el embarazo

Qué cuidados debemos tener en esta etapa para evitar enfermedades

Debemos tener más cuidado con la seguridad alimentaria durante el embarazo y conocer las normas básicas de seguridad alimentaria a la hora de manipular la comida.

Lavar manos, de frutas y verduras, de superficies y de utensilios.

Se lavan antes de consumir. Frotar bajo un chorro de agua, pero si querés hacer algo más, usá productos aptos para uso alimentario. El proceso sería el siguiente:

– Lavar bajo el agua

– Poner a remojo con el desinfectante de uso alimentario

– Volver a lavar de nuevo bajo el agua para eliminar restos del desinfectante

Separar alimentos crudos de cocinados, dentro y fuera de la heladera. No uses los mismos utensilios para manipular unos y otros sin lavarlos correctamente primero

Cocinar completamente los alimentos intentando llegar a 70 grados en el centro del alimento durante unos segundos. Como no es fácil medirlo, tendremos que asegurarnos cocinando un poco más de tiempo.

Enfriar: mantené siempre la cadena de frío, no dejes alimentos que sobran fuera de la heladera cuando deberían estar dentro y consumilos cuanto antes.

Revisar las fechas de caducidad y consumo preferente, que no haya alimentos estropeados en la heladera.

Durante este tiempo, y debido a esos microorganismos patógenos, evitar alimentos crudos como el sushi o el carpaccio, el de jamón curado salvo congelado y buen cocinado previo, el salmón ahumado, patés refrigerados o queso elaborado a partir de leche cruda. Si es posible, reducí los envasados “listos para el consumo” como sándwiches o productos preparados, por tu salud y por seguridad alimentaria ya que patógenos como E.coli o Listeria (que habitualmente están muy controlados) no están exentos de riesgo.

Nada de alcohol y tampoco remedios naturales a no ser que primero lo hayas consultado con tu médico. Natural no significa inocuo y muchos productos son naturalmente abortivos.

Fuente: Mía revista

Continuar leyendo

Salud

Seis errores al cuidar una planta de interior

Qué cuidados debemos tener para que no se marchiten

Las plantas, como todos los seres vivos necesitan cuidados, pero no todas son iguales de delicadas, ni tienen las mismas necesidades. A la hora de elegir una, es importante averiguar cuáles son sus particularidades. De todos modos, respecto a las plantas de interior, hay algunos errores básicos que debemos evitar.

Una de las principales equivocaciones es el exceso de agua. En las plantas de interior es la razón principal por la cual se mueren. Hay que regarlas, pero no en exceso. Es importante no sobrepasar de agua a las raíces, porque si no pueden comenzar a pudrirse. Si notás que la raíz está podrida podés cortarlas y reemplazar la tierra por nuevo sustrato, una vez hecho eso, regarla con menos frecuencia.

En segundo lugar, podemos notar que, a diferencia del primer error, nos vamos al otro extremo, la insuficiencia de agua, donde la tierra se liofiliza y se queda sin sustento. Para salvarla, hidratala colocando la maceta sobre un recipiente con agua durante un buen rato, es mejor el riego por inmersión que regarla desde arriba, porque al estar seca la tierra es capaz de no absorberla.

En tercer lugar, tenemos el problema de tener una maceta demasiada pequeña. En ciertas ocasiones las raíces crecen demasiado y no pueden respirar en un lugar pequeño porque están presionadas. En esos casos lo que se recomienda es sacar la planta, aflojar un poco la tierra, separar las raíces y trasplantarla a un macetero un poco más grande.

En cuarto lugar, un error puede ser demasiada luz solar. Si en las hojas aparecen manchas oscuras, es probable que sea porque está recibiendo el sol directo, y eso sería una quemadura solar. La forma de solucionarlo es quitar las hojas deterioradas y mover la planta hacia un lugar en el que el sol del mediodía no le pegue de manera directa.

En el quinto lugar, tenemos la falta de luz. Si las hojas de las plantas tienden a volverse de color amarillo o comienzan a caerse, es señal de que no está recibiendo la suficiente luz para prosperar. La solución es moverla a algún lugar donde el sol le de en forma indirecta, pero que reciba la luz necesaria.

Por último, no hay que abusar del uso de fertilizantes. Es bueno colocarle cada varias semanas, pero no en exceso. Tampoco se recomienda en una planta con dificultades, porque no resultará. Si no está del todo bien, lo mejor es podarla, ajustar la luz o el riego, y un día más tarde fertilizar.

Fuente: Cien radios

Continuar leyendo

Salud

Tips para aplicarte el corrector de ojeras

Cómo hacer para que quede lo más natural posible

Existen varios tipos de corrector de ojeras, donde lo más importante es tener una buena técnica para que el resultado sea natural sobre tu piel. Una de las características más importantes es que tenga un alto poder de hidratación.

Estos son los tips para eliminar tus ojeras:

1. El color de tu piel: tenelo en cuenta a la hora de elegir uno y sacarle el máximo partido. Si las ojeras tienden hacia el marrón, optá un corrector anaranjado. Si se aproximan al azul, es preferible que elijas un tono más rosado. Debe ser más claro que el tono de base que usemos, pero tampoco excesivamente blanco.

2. Mantené intacto el corrector durante horas: menos es más. Si querés que te dure más tiempo y que se fije a tu piel sin cuartearse, aplicate la cantidad justa con pequeños golpecitos y sin arrastrar el producto. Así conseguirás un resultado natural.

3. ¿En qué momento de la rutina make up se aplica?

La mejor opción es después de la base de maquillaje que uses habitualmente, ya que aporta bastante luminosidad a tus ojos y será más fácil de difuminar si lo aplicás en este momento. También hay quienes prefieren aplicarlo antes de la base; en este caso tené cuidado de no colocar la base encima de tu corrector, así conseguirás un acabado más natural. Y por supuesto, tu piel tiene que estar preparada. Usá una crema hidratante antes de comenzar con la rutina de maquillaje.

Una vez tengas la cara hidratada y la base de maquillaje aplicada, buscá un sitio con bastante luz para poder ver en el espejo las zonas que están realmente oscurecidas. Aplicá el producto presionando sutilmente con el dedo en la zona de las ojeras. El corrector que sobre extendelo con toquecitos por el resto del contorno para unificar.

Fuente: Tahe

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR