Alimentación

Kéfir: qué precauciones hay que tener con el probiótico de moda

Qué puede ocurrir cuando lo consumís en exceso

viernes 5 de julio de 2019 - 7:09 am

El kéfir es una bebida natural que se obtiene a partir de la fermentación ácida, láctica y alcohólica de los distintos gránulos o nódulos que también reciben el mismo nombre, con algún líquido, principal y fundamentalmente leche, agua o bebida vegetal (conocidas también popular aunque erróneamente como “leches vegetales”).

Si bien tiene múltiples beneficios, como cualquier otra bebida o alimento posee determinadas contraindicaciones que deben ser tenidas en cuenta. Un consumo excesivo puede ocasionar problemas digestivos, e incluso aumentar y agravar las afecciones digestivas que ya podríamos estar sufriendo.

Puede causar gases o flatulencias, hinchazón abdominal y/o diarreas. Por ello, no es recomendable su consumo en caso de que tengas un estómago sensible.

Al contener bacterias y levaduras vivas que pueden interferir en el efecto de determinados medicamentos, no se aconseja el consumo en personas que sigan un tratamiento médico a base de inmunodepresores, ya sea porque padezcan algún tipo de enfermedad autoinmune (como ocurre con la artritis reumatoide, por ejemplo), o porque te hayas sometido a un trasplante.

También es recomendable consultar al médico si en algún momento has tenido infecciones de candidiasis recurrente, puesto que quizá pueda existir en tu organismo cierta sensibilidad a las levaduras. El kéfir, además de contener bacterias y otros microorganismos, también posee levaduras vivas.

Fuente: Natursan

COMENTARIOS