Salud

Alimentos para tener unas encías sanas

Para tener una correcta salud bucodental no debemos olvidar esta parte fundamental

jueves 4 de julio de 2019 - 7:48 am

Los dientes acaparan toda nuestra atención en el mantenimiento y cuidado de la salud bucal pero muchos pasan por alto un aspecto de suma importancia para alcanzar dicha finalidad: las encías.

Estas son las que sustentan los dientes, por lo que mantenerlas sanas y fuertes es parte intrínseca de la belleza y la salud de la dentición, así como de la prevención de enfermedades periodontales como la gingitivitis y periodontitis.

La solución para gozar de una excelente salud bucodental pasa por visitar a menudo la consulta del dentista, mantener una higiene adecuada y hábitos saludables, evitando el alcohol o el tabaco. La dieta también es importante, por cuanto existen alimentos que se revelan grandes aliados.

- Manzana, durazno, pera o naranja. El consumo en crudo de estas frutas promueve la circulación de la sangre en las encías, lo que conlleva su refuerzo. Además, ayudan a limpiar la placa bacteriana y los restos de bacterias adheridos a la dentición tras la ingesta de otros alimentos. Su efecto es similar al del hilo dental.

Respecto a la manzana, que los especialistas aconsejan comer con piel y a mordiscos. Esta estimula la producción de saliva, regula el nivel de acidez de nuestra boca y modifica el pH, lo que resulta beneficioso para la prevención de las caries y la halitosis.

- Vitamina D. Es una aliado indispensable del organismo para la absorción del calcio y, por lo tanto, para la mineralización de las encías y los dientes. Se consigue tras la exposición al sol y también está presente en los pescados grasos como el atún o el salmón, la yema de huevo, el queso o el hígado de ternera.

- Calcio. El 99% de este nutriente se reparte entre los huesos y los dientes, por lo que mantener niveles adecuados es esencial para tener una dentadura fuerte y sana. Consumí lácteos, queso, garbanzos, espinacas y tofu.

- Vitamina C. Además de fortalecer el sistema inmune, previniendo enfermedades e infecciones, es clave para la producción del colágeno, cuya función es el mantenimiento del tejido conectivo, la elasticidad de los músculos o los ligamentos. Además, es uno de los componentes principales de las encías, cuyo deterioro puede conllevar problemas de diversa índole, como las encías retraídas.

La producción de dicho componente decrece con el pasar del tiempo, por lo que se hace necesario estimular su producción consumiendo alimentos como los cítricos -naranja, pomelo, kiwi, limón, entre otros-, pimiento rojo, berros, perejil o kiwi. Respecto a los primeros, conviene no abusar, pues los compuestos ácidos que atesoran pueden dañar el esmalte dental, provocando su decoloración e incluso el desgaste prematuro.

- Arándanos. Contienen polifenoles, compuestos antioxidantes que inhiben el crecimiento y desarrollo de las bacterias causantes de las enfermedades de las encías. Tienen una doble acción antibacteriana y antiinflamatoria.

- Verduras de hoja verde. Su consumo incrementa la salivación, que neutraliza el ácido, y limpia la dentición. A lo que se añade que tienen cantidades significativas de fibra, la cual le confiere una textura mucho más dura que otros vegetales, lo que implica un mayor esfuerzo de masticación, conllevando el fortalecimiento de las encías. Contienen nitrato, componente presente sobre todo en las de hoja verde si se ingieren crudas, que puede ser útil en el control de lagingivitis crónica, enfermedad que afecta a las encías.

Fuente: Alimente

COMENTARIOS