Policiales

Secuestran casi mil armas de guerra en 50 allanamientos en todo el país

Los trabajos de la llamada operación "Palak" requirió del accionar conjunto de las fuerzas de seguridad de Argentina, España y Estados Unidos

miércoles 26 de junio de 2019 - 7:25 pm

Múltiples allanamientos en Argentina, España y los Estados Unidos lograron desbaratar una banda criminal que tenía en su poder casi mil piezas entre las que se contaban fusiles, ametralladoras y hasta un cañón. La policía detuvo a 21 personas y secuestró más de 2.500 armas cortas, largas, explosivos y granadas, entre otros elementos de importancia para una investigación. 

La megabanda traficaba armas a Brasil y Paraguay: de Estados Unidos y de Europa se las movía a Argentina, donde se armaban y se enviaban a Pedro Juan Caballero, Paraguay, para enviarlas a Brasil.

Uno de los cabecillas cayó en su coqueta casa de Martínez, donde descubrieron un búnker secreto. La entrada la encontraron justo al lado del garaje, en el lavadero de la casa del líder de la banda y padre de tres adolescentes. La fachada estaba disimulada con un armario, pero cuando se abría, ahí estaba la puerta blindada que permitía el acceso a la ‘cueva’.

“Salían de Estados Unidos y otras de Europa. Por eso el nombre de Palak, porque es un barco de origen portugués que traía partes de armas. Acá estamos hablando de unas mil armas que se armaban aquí, en la Argentina”, precisó al dar a conocer la noticia la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich.

En paralelo a los trabajos en Buenos Aires, Río Negro, Santa Fe, Santiago del Estero y Córdoba se realizaron allanamientos en España y Estados Unidos. Los investigadores sospechan que el material bélico de alto poder secuestrado era enviado a grupos armados narco de Brasil como el Comando Vermelho.

La circulación de armas, que llegaban en partes, eran ensambladas en la Argentina antes de seguir camino hacia Paraguay, última escala antes de ingresar en territorio brasileño. Este fenómeno difícil de rastrear: armas ensambladas de varias partes, se conoce en la jerga como “fusiles ‘Frankenstein'”.

Una vez ensambladas el arma y el cargador, eran ocultas y enviadas a Brasil a través de una empresa de transportes de pasajeros de origen paraguaya, con la connivencia de un grupo de choferes. En Paraguay, las armas eran trasladadas vía terrestre hasta la zona de Pedro Juan Caballero, donde eran ingresadas al territorio brasilero mediante vehículos de gran porte.

La banda poseía gran cantidad de partes para el armado de armas de guerra, como fusiles de asalto tipo colt M4, calibre 5,56 mm y fusiles Kalashnkov AK47 calibre 7,62 x39 mm, además de las municiones para las mismas.

El operativo “Palak” echó por tierra las maniobras que se estaban llevando adelante para concretar la venta de municiones de alto calibre (20 mm y 7,65 mm) y diversos artefactos explosivos.

La ministra de Seguridad viajó junto su par de Defensa, Oscar Aguad, y el jefe de la Gendarmería Nacional, Gerardo Otero, hacia la Provincia de Córdoba donde visitó el arsenal incautado este miércoles, en el que se había encontrado cuerpos de bombas para aviones, colas de bombas, una ametralladora PAN con numeración limada, aluminio en polvo, bolillas de acero, cartuchos de 20 mm, minas antipersonales, retardadores, escopetas, fumígenos, cucarachas para morteros, boosters y trotil en escamas toneladas de pólvora y minas.

COMENTARIOS