Política

Alberto Fernández confirmó que su foto con un integrante del "Clan Puccio" es verdadera

El ahora precandidato fue defensor oficial de Guillermo Fernández Laborde, un militar involucrado en los secuestros seguidos de muerte; el político y el juez que intervino en la causa explicaron que el político salió sorteado y debió defender al acusado

miércoles 26 de junio de 2019 - 4:32 pm

La foto circuló por los celulares de millones de argentinos en las últimas semanas y muestra a un joven Alberto Fernández junto a uno de los acusados de integrar el clan Puccio, que en la década del '80 asesinó a por lo menos tres personas en el municipio de San Isidro.

La imagen es verdadera, según confirmó el propio Fernández y quien era juez de esa causa, Albertio Piotti a Reverso, un proyecto periodístico colaborativo que une a más de 100 medios y empresas de tecnología para intensificar la lucha contra la desinformación durante la campaña.

La foto original fue publicada el 24 de febrero de 1988 en el diario Página 12 en una nota sobre el juicio y muestra al ahora político junto a Guillermo Fernández Laborde, un militar involucrado en los secuestros seguidos de muerte.

Según contó a Reverso el ahora precandidato presidencial, en la década del '80 se desempeñó como "conjuez del Juzgado Federal de San Isidro que por entonces estaba a cargo de Alberto Piotti".

Al respecto, el juez Piotti ahondó: "Yo todos los años proponía diez abogados que pudieran actuar como subrogantes [que lo pudieran reemplazar en su obligación], que fueran de mi confianza. Cuando fue la causa de Puccio se necesitaba la asistencia de un defensor oficial porque [los imputados] no proponían abogado. Entonces se sorteaban de los diez conjueces a qué le tocaba cada uno".

Y agregó: "A Alberto Fernández le tocó ser defensor de Fernández Laborde".

La imagen fue tomada en un reconocimiento en el que Fernández Laborde indicó dónde arrojaron la máquina de escribir con la que enviaban los mensajes intimidatorios a los familiares de los secuestrados.

En ese momento, "Fernández Laborde no había designado abogado defensor y como el defensor oficial estaba actuando como fiscal en la causa, debieron sortear entre los conjueces a un defensor de oficio. Así me hice cargo de esa defensa por un tiempo muy exiguo hasta que el acusado nombró a un defensor particular", explicó Alberto Fernández a Reverso.

COMENTARIOS