Opinión

Peligro tras los armados por promesas incumplidas con Pichetto (y de Massa)

Julio Villalonga

Periodista. Director de Gaceta Mercantil

Apenas termina de bajar la espuma luego de un caótico cierre de listas, surgen las primeras consecuencias. Frigerio y Monzó duraron poco como presuntos ganadores. ¿"La Cámpora" se quedó con todo?

lunes 24 de junio de 2019 - 12:08 pm

Columna publicada originalmente en La Gaceta Mercantil

El cierre de listas dejó un tendal de heridos y algunos graves. Y una sensación en el aire que amenaza con convertirse en un problema serio en la ahora lanzada campaña, primero para las PASO -una mega encuesta- y luego para las elecciones generales del 27 de octubre.

Con pocos lugares para muchos postulantes, todos debieron hacer concesiones, aunque algunos de esos “sapos” tienen olor a venganza. Y las consecuencias son impredecibles.

Hace solo quince días, cuando se conoció la decisión de Mauricio Macri de convocar a Miguel Ángel Pichetto como su compañero de fórmula, algunos se apuraron a considerarlo una derrota del jefe de campaña, Marcos Peña, y del asesor Jaime Durán Barba. Se “peronizaba” Cambiemos y hasta el nombre de la alianza aludía a una amplitud mayor en el armado: Juntos por el Cambio. Incluso se llegó a especular con un regreso de los “hijos pródigos” al centro de la escena política: Monzó y Nicolás Massot.

Pichetto comenzó a tener un notable protagonismo y a marcar la cancha: se trataba de instalar que la gobernabilidad de un futuro nuevo gobierno de Macri estaba garantizada con la “pata peronista”, solo eso. En buena medida ese objetivo se consiguió, pero comienza a quedar en claro que la generosidad no es una virtud de la “mesa chica” del oficialismo. Y es evidente que hubo una contraofensiva de Peña (Macri).

Este domingo se supo que, enojados por la falta de espacio para sus compromisos, Pichetto y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, cancelaron las giras de campaña previstas para este fin de semana en la Patagonia y la Mesopotamia.

“Las giras están suspendidas por ahora”, confirmaron, sin agregar detalles, cerca de ambos dirigentes, que no participaron del cierre de las listas de Juntos por el Cambio y se quedaron con las ganas de incluir referentes cercanos en las listas de legisladores. La dupla tenía pensado recorrer Río Negro y Neuquén, mientras que para la semana próxima estaba previsto el paso del senador y el ministro por Corrientes, Entre Ríos y Formosa.

Pichetto le había pedido a María Eugenia Vidal por varios de sus hombres y mujeres cercanos en territorio bonaerense pero solo la exdiputada Claudia Rucci (una de sus recomendadas) terminó en la lista de postulantes a la Legislatura provincial por el oficialismo. El rionegrino lamenta la actitud de la mandataria provincial.

También pidió por la senadora neuquina Lucila Crexell, que finalmente será candidata en segundo lugar a renovar su banca, detrás del radical Horacio “Pechi” Quiroga, y seguramente vuelva a acompañarlo en la Cámara alta.

Pichetto impulsó al correntino Carlos “Camau” Espínola -otro ladero suyo en el Senado-, que el jueves estuvo en la Casa Rosada junto al exgobernador radical y ahora candidato a diputado nacional Ricardo Colombi.

Frigerio, que tuvo a su cargo los cierres en varias provincias (entre ellas, su Entre Ríos natal), tampoco pudo meter ningún referente en los dos principales distritos del país, más allá de que cerca de Peña indicaron que no les pidió nada y que Sebastián García de Luca, el secretario de Interior, ocupa el puesto 9 en la lista de diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires. “Los más interesados en que De Luca deje su lugar no somos nosotros”, afirmaron desde el “ala política”, con la mira puesta en Peña y un eventual rediseño del gabinete si Macri fuera reelegido.

Cerca de Peña se mostraron satisfechos por los cierres de listas, más allá de que las PASO dirimirán finalmente las candidaturas a diputado en trece provincias, entre ellas, Santa Fe, Tucumán, San Luis y Formosa.

En las candidaturas a senador, referentes macristas y radicales del espacio en Tierra del Fuego, Santiago del Estero y Chaco se enfrentarán en internas para dirimir las postulaciones para la Cámara alta.

La suspensión de las giras de Pichetto y Frigerio se suma a la virtual desaparición de referentes vinculados a Monzó de las listas nacionales y bonaerenses, más allá de los casos de De Luca y Silvia Lospennato, que irá por la renovación de su banca en la Cámara baja.

En cuanto al armado de Sergio Massa, sus interlocutores, muchos que no lo quieren -dentro y fuera de su espacio-, consideran que se trató de un “desarmado”.

“Lo de Sergio es notable: no cumplió con nadie. O habría que preguntarse cómo es posible que alguien tuviera alguna expectativa, cuando hizo lo mismo de siempre. El massismo no es un espacio político sino una agencia de colocaciones”, lanzó un importante exintegrante del Frente Renovador, que se quedó sin lugar, evidentemente.

Sin embargo, a futuro el exalcalde de Tigre -que no impuso a su mujer, Malena Galmarini, como candidata a intendenta de ese partido- enfrenta un problema de imagen mayor, si gana el Frente de Todos que lleva a alberto Fernández y a Cristina Kirchner como candidatos a presidente y vice.

Sucede que el cierre del armado kirchnerista en la provincia de Buenos Aires quedó en manos de Máximo Kirchner y Eduardo “Wado” de Pedro, quienes no le dieron demasiada importancia a los acuerdos que alcanzó Fernández. Ni a las recomendaciones por no relegar más a los intendentes del Conurbano. Los heridos ahí se cuentan por decenas, muchos en estado grave o sin retorno.

El propio Fernández, exjefe de Gabinete de Néstor y Cristina, quedó desdibujado después de tantas promesas incumplidas. Pero también en política, “como te ven, te tratan”, según afirma Mirtha Legrand, la todavía “diva” de las comidas por TV. Así que Massa sabe que parte de lo que “compró” para cerrar el acuerdo con CFK era que sería su presidente de la Cámara de Diputados.

“Supongo que sí. Eso lo resolverán los diputados el día de mañana, pero generalmente se elige al diputado más votado, y supongo que Sergio lo va a ser”, respondió hoy “Alberto” en una entrevista radial.

“Fue una salida elegante lo de la presidencia de la Cámara, a Sergio solo le importaba cerrar como fuera porque se había quedado sin piso”, explicó la fuente despechada en alusión al acuerdo Macri-Pichetto, que obligó al tigrense en pocas horas cambiar el traje de codiciado por codicioso.

En un eventual gobierno neokirchnerista, Massa ya se vería de la vereda de enfrente preparándose con su caña para una pesca futura, anticipada o en 2023.

COMENTARIOS